- - -

Con los antecedentes de Cromañón, desestiman habilitar una carpa

En el Poder Judicial no hicieron lugar a la acción de amparo que presentó el empresario que había montado uno de esos locales bailables en Vaqueros, donde en Navidad hubo serios enfrentamientos.
70
Para determinar si es que permitía habilitar la carpa bailable "La Salamanca" en Vaqueros, la jueza María Edith Rodríguez se debatió entre la aplicación de dos derechos constitucionales: el de ejercer un trabajo o el de la SEGURIDAD e integridad de la población.
Los intereses que persiguen ambas facultades chocaron en el amparo que debía resolver la magistrada, que fue presentado por el dueño del emprendimiento carnavalesco. El empresario había accionado contra la Policía por la suspensión de su local tras graves enfrentamientos que se registraron el 25 de diciembre pasado entre algunas de las miles de personas que fueron a la carpa que montó a metros del río Vaqueros.
La jueza, finalmente, optó por la seguridad y decidió desestimar la acción de amparo. El fallo se conoció el martes pasado.
En sus fundamentos, Rodríguez ponderó las conclusiones a las que llegaron investigadores de la Universidad de San Andrés sobre el luctuoso caso del boliche República de Cromañón, donde el 30 de diciembre de 2004 hubo un incendio, provocado por una bengala, que derivó en 194 muertes. A las causas de la tragedia se sumaron las omisiones y negligencias de los organismos de control y de quienes habían organizado un espectáculo de rock en ese local.
"El funcionamiento de espectáculos masivos debe permitirse siempre y cuando se tenga garantizado un controlado funcionamiento del evento. En este tipo de actividades es indisociable la seguridad en el desarrollo de la actividad y la seguridad exterior", consigna uno de los argumentos citados por la letrada.

LOS HECHOS

En la calurosa jornada de Navidad, en La Salamanca había unas seis mil personas. Los enfrentamientos ocurrieron al atardecer fuera del predio carpero entre grupos antagónicos. La intervención de los policías que brindaban seguridad al espectáculo violentó aún más a los agresores y el día terminó con varios heridos, entre ellos uniformados.
El titular del emprendimiento sostuvo, en su presentación judicial, que no le podían atribuir responsabilidades sobre lo que ocurrió fuera de la carpa. Adjuntó, además, los documentos de habilitación del evento y lo comprobantes de la contratación de 150 policías que cumplieron horarios adicionales y otros 100 agentes de seguridad privada.
La jueza Rodríguez reconoció ese aspecto. "El accionante ha demostrado toda su intención y voluntad de ejercer el derecho al trabajo de forma lícita", consignó. Pero, a la vez, advirtió que un estudio presentado por la Secretaría de Seguridad de la Provincia daba cuenta que no estaban dadas las condiciones para garantizar la integridad de los asistentes al local bailable. Esto se debe, entre otras cosas, a que los acceso a la carpa se encontraban obstaculizados para vehículos.
"Entiendo que el interés particular del derecho al trabajo debe ceder en pos de la protección de la integridad física de los ciudadanos debiendo conservar el control y orden de la seguridad jurídica", concluyó la magistrada.

LAS HABILITADAS

A pesar de que en la ciudad de Salta la Municipalidad prohibió la instalación de carpas, estos locales carnavalescos se instalaron en los límites del ejido capitalino. Se trata de LA CARPA DEL PUJLLAY, ubicada camino a Cerrillos (recta de Canepa, alado del barrio Santa Ana) es la mas cercana a la ciudad de Salta.
Las otras carpas habilitadas en el Valle de Lerma son La Florida (La Merced), Monito Yonar (Rosario de Lerma), Los Cardones (Rosario de Lerma), Fantástico Yonar (CAMPO QUIJANO), El Torito (Campo Quijano) y La Salamanca (La Merced).
El secretario de Seguridad, Jorge Ovejero, explicó que la Policía provincial interviene la habilitación de esos emprendimientos no son permanentes.

Te puede interesar

-