- - -

Vecinos en alerta por la proliferación de alacranes

En lo que va del año, cada día y medio un niño fue picado.
0001702467
En los primeros 20 días del año ya hubo 14 casos de picadura de alacrán en la ciudad, de los cuales tres fueron de moderados a graves y requirieron la aplicación de suero. El dato, proporcionado por Adriana Flores Blasco, toxicóloga del HOSPITAL PÚBLICO MATERNO INFANTIL, es alarmante: un niño sufre una picadura de alacrán cada día y medio aproximadamente.
Otro dato a tener en cuenta es que al hospital llegan los casos más severos y no todos. "Los casos más graves se dan en los pequeños y en los ancianos, ellos deben concurrir de forma inmediata al hospital porque necesitan suero, hasta ahora no he visto a un adulto que necesite atención médica", señaló Flores Blasco.
Por el calor, las lluvias constantes y la humedad, en distintos puntos de la capital salteña se hicieron numerosas denuncias de apariciones de alacranes, también llamados escorpiones. La gente siente temor de encontrar uno y las denuncias por desmalezamientos, limpieza de canales y espacios verdes públicos se multiplican.
Los lotes privados, por otra parte, también son un gran problema. "Cada vez que llega el verano y las lluvias es un sufrimiento, porque el lote de al lado de mi casa está abandonado. Es un foco infeccioso, se llena de yuyos y de toda la clase de alimañas", se quejó Silvia López, de barrio Aráoz.
Según Flores Blasco, las zonas con mayor incidencia son villa Floresta, 20 de Junio y villa Mónica. "Nos preocupa mucho Floresta, la mayoría de los casos provienen de ahí, por la ladera de los cerros", comentó la médica, y alertó que en Salta están las tres especies: Tityus trivittatus y el Tityus confluence, que son muy peligrosos para el ser humano, y el bonariensis, que no es venenoso.
De todas formas, la toxicóloga Flores Blasco insistió en que "cuando un niño es picado por un alacrán no se puede perder tiempo valioso para distinguir si el bicho es venenoso, se debe correr a un hospital porque necesita atención urgente".
Un detalle a tener en cuenta es que en los centros de salud no se pone suero, por lo que en lo posible se debe asistir al Materno Infantil o al hospital Papa Francisco.

LOS SÍNTOMAS

Hay que evitar la proliferación de alacranes en las viviendas, especialmente por la seguridad de los niños, ya que su veneno es una toxina que actúa sobre el sistema nervioso y requiere intervención médica inmediata.
El alacrán es un arácnido y se alimenta de otros insectos, sobre todo cucarachas y arañas. Es de hábitos nocturnos, prefiere los lugares oscuros, secos y tranquilos. Es frecuente encontrarlo en los patios de las casas, ocultos entre maderas, escombros, ladrillos, etcétera.
Pueden penetrar en el interior de la vivienda para cazar cucarachas y suelen refugiarse en grietas de las paredes, pisos o zócalos, entre los muebles, la ropa o los zapatos.
Los síntomas locales por picadura de alacrán son dolor (sensación de quemadura), enrojecimiento localizado y sensación de adormecimiento o anestesia. Los síntomas generales, que se observan principalmente en niños, son piel pálida y sudorosa, fiebre, cefalea, excitación y temblores generalizados, a veces somnolencia, agitación, vómitos, dolores articulares, taquicardia, problemas visuales, cólicos y diarrea. Las picaduras son más frecuentes en miembros inferiores y ocurren en noches de mucho calor o en días con amenaza de tormenta.
0001702471

DATOS NACIONALES

De acuerdo con los boletines de vigilancia epidemiológica, a nivel nacional se notifican entre 7.000 y 8.000 casos de picaduras por año. Solo el 10% de ellos requiere el uso de suero. Es una realidad que el número va en aumento y también las muertes. Mientras que entre el 93 y el 99 se produjeron solo tres fallecimientos, entre 2000 y 2016 se vienen produciendo en promedio dos muertes por año: casi todas de pacientes pediátricos, la población más vulnerable junto a los adultos mayores.

Te puede interesar

-