- - -

Se prolongan las demoras de los turistas en el paso de Jama

La oleada de argentinos atraídos por los bajos precios en Chile genera un caos en la frontera. Empresas de ómnibus aseguran que la atención de los organismos de control es insuficiente.
0001702301

El boom que significa CHILE como destino turístico, y que atrae masivamente a los argentinos por las publicitadas ofertas de artículos electrónicos, genera enormes congestiones en los puestos de control. Tanto que los ómnibus que partieron el jueves a las 7 de Salta capital rumbo a la ciudad de Calama (Chile), al mediodía del viernes aún permanecían varados en el PASO DE JAMA.
Fuentes de una empresa de ómnibus que presta servicios Salta-Chile-Salta contaron: "La atención en migraciones y aduana son insuficientes, por el masivo tránsito de turistas. El Paso de Jama está desbordado, esa es la realidad. Mientras que en Mendoza habilitaron 15 puestos para agilizar los trámites y para hacer frente a la excepcional oleada de turistas, por estas latitudes siguen dos o tres".
Para tener una idea de lo que se vive en la cordillera solo basta mencionar que los viajes en ómnibus que partieron esta semana desde Calama rumbo a la ciudad de Salta y que debían demorar en promedio 10 horas, se extendieron alrededor de 26 horas.
"Como están las cosas, se sabe la hora que se sale pero no cuándo se llega. Las demoras son impredecibles. A la gran cantidad de ómnibus se suman miles de vehículos particulares. No hay alimento para darle a la gente durante las largas esperas. Algunas veces ­hay que pasar la noche! A esto se suma a que en Volcán el paso se cierra a las 19. Si no se pasa hasta esa hora, expresó que desde el consulado están al tanto de las demoras en el paso fronterizo de Jujuy. "Hay demoras que pueden ir desde las dos a cuatro horas, dependiendo el momento del día", aclaró la diplomática.

COORDINACIÓN, LA CLAVE
Todos apuntan a que hay que mejorar la coordinación y aumentar los puestos de control de Gendarmería y Migraciones. La situación, según explicaron, lleva al menos 10 días. Algunas compañías vendieron pasajes hasta fin de mes. Otros decidieron no vender más hasta que la situación se normalice. "Hoy no le podemos decir a la gente a qué hora va a llegar a destino", comentó uno de los vendedores de una empresa en la terminal salteña.
Otro de los factores que también preocupa a quienes tienen que atravesar de uno a otro lado del paso fronterizo, ubicado a unos 4.200 msnm, es el clima. Del lado chileno lanzaron un alerta meteorológico por posibles lluvias y granizo. Si bien al cierre de esta edición el paso se encontraba abierto, el alerta genera aún más incertidumbre entre las miles de personas que diariamente transitan por el lugar y que deben armarse de paciencia para enfrentar largas esperas.
Desde el jueves y durante gran parte de la jornada de ayer permanecieron varados ocho colectivos, con alrededor de 400 pasajeros del norte del país esperando pasar por Jama. "Las horas se vuelven interminables", contó un chofer.

CAMBIOS DE QUINCENA

Los cambios de quincena también contribuyen al caos, ya que se generan largas filas de vehículos que en el mejor de los casos avanzan a paso de hombre. En el Cristo Redentor, de Mendoza, también se multiplican las quejas. Pero en ese punto las demoras que deben soportar los argentinos para pasar a Chile rondan las tres horas.

Te puede interesar

-