- - -

La reforma migratoria "no promueve cierre de fronteras"

El delegado en Salta de Migraciones respaldó la iniciativa oficial relacionada con los extranjeros que ingresan al país.
0001700272

En un año electoral, el Gobierno nacional tiró en la mesa, entre otros tantos temas, la reforma de la ley de migraciones argentina. Ante esa situación, el delegado de la oficina de Migraciones en la provincia de Salta, Martín Pérez Estrada, sostuvo que esta medida "no promueve el cierre de las fronteras".


La actual norma es la número 25.871, que data del 2003, y ordena la retirada de la residencia y la expulsión del país de los extranjeros que hayan sido condenados a más de cinco años de prisión.


Por otro lado, dijeron que intentarán fortalecer la colaboración con otros países "para saber quién es quién de cuantos intentan ingresar al país", añadió.


En Salta, con fronteras a tres países, las percepciones son diferentes a lo que sucede en Buenos Aires y varios actores salieron a opinar desde ópticas muy diferentes.


Muchos apoyaron la iniciativa con argumentos sobre el "peligro" que representan los inmigrantes y sobre los gastos que le ocasionan al Estado en salud y educación.


Desde la otra vereda, residentes extranjeros y organismos de DERECHOS HUMANOS cuestionaron la idea al sostener que es una "bomba de humo" que esconde la CRISIS ECONÓMICA y social por la que atraviesa el país o que es parte de una ideología xenófoba que caracteriza al gobierno de Mauricio Macri.


"Acá lo importante es que el oficialismo propone el debate sobre la política migratoria que debe tener la Argentina. Al día de hoy, nuestro país tiene una ley en donde el proceso de extradición para un ciudadano extranjero que cometió un delito es engorroso y largo en el tiempo", indicó Pérez Estrada. Y agregó: "Es decir que si la Justicia atrapa a un extranjero que es delincuente demora como mínimo 5 años para su extradición. Entonces lo que se propone es acortar estos plazos judiciales sin que eso coarte los derechos que cualquier persona tiene cuando piso el suelo argentino".


La movida entonces es para agilizar y acortar esos tiempos, según los funcionarios.


Nadie puede saber si fallaron en la comunicación, lo cierto es que resucitó una ola de xenofobia que estaba oculta, especialmente contra los bolivianos, peruanos y colombianos.


"Quizás nosotros estuvimos mal en dar la información, pero lo cierto es que esta iniciativa no promueve el cierre de fronteras. Nosotros vamos a buscar a los delincuentes para que no entren, y con eso no queremos decir que todos los migrantes son delincuentes. Debemos valorar al extranjero y en especial al boliviano que es parte importante de nuestro sistema productivo rural", dijo.


Según el oficialismo, la iniciativa se da en un marco más general de combatir todas las formas de ilegalidad para "recuperar la presencia del Estado en las fronteras". Por ello, la idea del Ejecutivo es, además, reorganizar las fuerzas de seguridad y reforzar los controles de las fronteras.


SOBRE BOLIVIA


En estos días la agenda periodística contra los inmigrantes estuvo enfocada en las oficinas migratorias bolivianas. Allí, desde 2017, a todos los extranjeros (incluidos los argentinos) que entran le imprimen, además de un sello en el que queda constancia del de ingreso, otro sello que reza: "Turista prohibido trabajar y estudiar".


Al respecto, el funcionario nacional dijo que no puede opinar ya que es una decisión que se toma a nivel de cancillerías. Pérez Estrada es consciente de que un país no toma una decisión de manera unilateral y que el sello nuevo es parte de un acuerdo y negociaciones más complejas que realizan las cancillerías.


AUMENTO DE LA VIOLENCIA


Alfredo Anibarro es uno de los referentes activos de los residentes bolivianos en la ciudad de Salta. “Nosotros ya nos expresamos en una marcha que hicimos a la plaza 9 de Julio en contra de la modificación de la ley de inmigración, el pasado 21 de noviembre. Pero lo que debemos entender es que esto es no es sólo una embestida contra los inmigrantes sino contra todo lo diferente. El Gobierno de Macri defenestra, expulsa y ataca a todo lo que no es como Macri. Es decir embiste con los inmigrantes latinoamericanos, los pobres, los hermanos originarios y contra los opositores con el mismo modus operandi”, dijo Anibarro.


El residente dijo que se “inventan las diferencias”, y advirtió porque en el último año los mismos vecinos comenzaron a expresarse de manera más violenta contra todo los “diferente”.

“Se promueve el individualismo en detrimento de la hermandad”, concluyó Anibarro.


“Nosotros tenemos a dos extranjero entre los carreros. Son los más laburantes que hayamos visto. Sobre la reforma de Macri les quiero pedir a todos que lean lo que dice el Preámbulo de la Constitución de la Nación Argentina. Si una ley va en contra es anticonstitucional por simple lógica”, dijo Freddy Flores Núñez, referente de la Central de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).

Te puede interesar

-