- - -

El personal de Aerolíneas Argentinas y una médica salvaron a un bebé

El vuelo 1457 con destino Buenos Aires tuvo que ser desviado a Córdoba por una emergencia en pleno vuelo. Un niño de menos de un año comenzó a sufrir convulsiones durante el viaje.
0000143877
El 11 de enero a las 17.45 el vuelo 1457 de Aerolíneas Argentinas (AA) despegó del aeropuerto Martín Miguel de Güemes hacia el Aeroparque (Buenos Aires). Una hora después, el Boeing 737 con matrícula LV-GKT empezó a desviarse hacia el aeropuerto de Córdoba. Minutos antes, los pasajeros del avión habían comenzado a gritar y a tocar la alarma para llamar a la tripulación porque un bebé de menos de un año había empezado a convulsionar cuando era amamantado.
Mientras ocurría todo esto, la madre de la criatura estaba en estado de shock. Es por eso que el niño estaba en brazos de otra mujer. "Automáticamente se activó el protocolo y se preguntó por los altoparlantes si había un médico en el avión. Se presentó una mujer, que dijo ser médica, y vio que el bebé no respiraba o lo hacía con dificultad", comentó Pablo Marcó, gerente de Asuntos Públicos de Aerolíneas Argentinas.
Y continuó: "Ella pidió ir hacia un lugar donde pudieran apoyar a la criatura y estar más cómodos. Entonces fueron hacia lo que se denomina Club Economy, que es la parte ejecutiva del avión".
En ese lugar acostaron al niño, le empezaron a hacer masajes en el cuerpo y le pusieron oxígeno. La azafata le preguntó a la médica si consideraba necesario aterrizar y ella le respondió que sí. Inmediatamente Florencia Falco, la comisario de a bordo, dio aviso al piloto, quien tomó la decisión de desviar su vuelo a Córdoba.
"En ese momento empezó un aterrizaje en menos de 13 minutos, lo cual es fue más rápido que lo normal porque generalmente tarda media hora desde que inicia el descenso", explicó Marcó.
Si bien el avión ya estaba sobrevolando Rosario, el piloto decidió desviarse hacia Córdoba por considerar que era un aeropuerto más apto para recibir este tipo de emergencias, señaló el gerente.
"El comandante dio aviso a tierra de que estaba en una emergencia con un pasajero con un problema de salud para que los esperen con una ambulancia. Cuando tocaron pista y el avión se detuvo, automáticamente subieron los médicos. En ese momento el chiquito ya estaba estabilizado", detalló Pablo Marcó. Y agregó: "El bebé después quedó internado en Córdoba. Aerolíneas le ofreció a los padres, oriundos de Buenos Aires, alojamiento por esa noche pero el padre rechazó la oferta. La empresa estuvo en contacto todo el tiempo con la familia".
Después de está traumática situación, el vuelo 1457 terminó su viaje como estaba planificado, pero con un retraso de 70 minutos.
Desde la empresa mantuvieron en reserva la identidad de la familia y de la médica que intervino. Gracias al trabajo de los tripulantes y a la solidaridad de los pasajeros que viajaban en el vuelo 1457 de AA el bebé pudo salvar su vida y se encuentra en perfecto estado.

Te puede interesar

-