- - -

Boca abre la era post Tevez, con una pretemporada a la espera de refuerzos

El plantel xeneize comienza la preparación en el predio de la AFA; la dirigencia busca un arquero y un atacante de primer nivel
la-pretemporada-2338145w620

Boca iniciará hoy una etapa que estará dominada, al menos en el comienzo, por la ausencia de Carlos Tevez. Hasta el cierre de 2016 el delantero fue el abanderado del equipo, el preferido de los hinchas y la insignia de la institución. Su sigilosa partida provocó un impacto. Los cada vez más atrayentes millones del fútbol chino y el permanente estado de ebullición del fútbol argentino hicieron cambiar de opinión al ídolo que había regresado desde Italia con una determinación: que el segundo ciclo en el club de la Ribera fuese el último tramo de su carrera.

A mediados del año pasado, Guillermo y Gustavo Barros Schelotto habían rediseñado la disposición táctica para que Tevez encontrara un lugar de mayor comodidad en el equipo, detrás del centroatacante y más asociado a los mediocampistas: un armador de juego que flotaba para llegar al gol sumándose desde atrás. Ahora los directores técnicos volverán a cambiar la distribución de las piezas, pero esta vez para atenuar la ausencia del futbolista que en julio de 2015 había retornado desde Juventus. Posiblemente ese camino lleve nuevamente al 4-3-3 que prefieren los entrenadores pero que forzaba la ubicación del futbolista que acaba de transformarse en el mejor pago del mundo.

Sin Tevez, la era de los Barros Schelotto perdió nuevamente a un referente. Primero fueron Daniel Díaz y Agustín Orion, tras la eliminación en una semifinal por la Copa Libertadores a manos de Independiente del Valle, de Ecuador. Ahora, además de ya no contar con un futbolista de alta jerarquía internacional también vio irse al máximo líder del plantel, condición que recaerá naturalmente en Fernando Gago. Clave en su reaparición para el gran cierre de año de Boca, el volante central y la renovación de su contrato son un tema sensible en Boca. El vínculo expirará a mediados de año y todavía son grandes las diferencias en la negociación entre la dirigencia y Gago. que en su momento, 2007, protagonizó la mayor venta de la historia del club (Real Madrid lo adquirió por 27.000.000 de dólares).

Detrás de Tevez serán negociados otros jugadores que dejaron de ser tenidos en cuenta por los Barros Schelotto, mientras que en el rubro incorporaciones todo es una incógnita. A partir de la lesión de Guillermo Sara, otra vez la prioridad es la contratación de un arquero. Después de aquel frustrado intento de sumar a Agustín Marchesín antes del torneo, esta vez el pretendido es Mariano Andújar, pero Estudiantes desestimó por insuficiente el ofrecimiento económico de la comisión directiva encabezada por Daniel Angelici. En el intento de aplacar en parte el impacto de la salida de Tevez, otro objetivo importante es adquirir un gran jugador de ataque.

En esta ventana del mercado de pases Boca tendrá dos limitaciones: una reglamentaria y una propia. La primera es que en esta etapa del año se puede realizarse dos incorporaciones como máximo, aunque como la recuperación de Sara demandará al menos cuatro meses, la AFA le otorgaría la posibilidad de una compra más. La segunda, en tanto, acota la búsqueda a futbolistas nacionales, por tener cubierto el cupo de extranjeros con el uruguayo Rodrigo Bentancur (no se sumará al plantel porque se encuentra con el seleccionado uruguayo Sub 20 que participará en el Sudamericano de Ecuador, desde el jueves 19 de este mes) y los colombianos Frank Fabra, Sebastián Pérez y Wilmer Barrios.

Como había ocurrido en la preparación para la segunda mitad de 2016, Boca realizará su pretemporada en el predio de la AFA. Desde las 7.30 los jugadores se someterán a distintos estudios médicos y a las 8.30 iniciarán la primera práctica del año. En el terreno de Ezeiza -cercano al enorme complejo que el club construye en el mismo partido bonaerense- sumarán días de concentración y trabajarán en dos y tres turnos diarios. El primer tramo estará dominado por la conocida exigencia del preparador físico Javier Valdecantos para conseguir una puesta a punto muscular, aeróbica y de resistencia que sea el sostén del dinámico juego que caracteriza a los conjuntos dirigidos por los mellizos.

El receso llegó cuando Boca había alcanzado su mejor versión. El equipo alcanzó un muy buen funcionamiento al encadenar los triunfos en clásicos frente a San Lorenzo, Racing y River y cerrar el año con la victoria sobre Colón. Fueron cuatro partidos en los que Boca anotó 14 goles y cosechó los 12 puntos que lo dejaron en lo más alto del campeonato. En el reinicio lo espera otro club que cerró 2016 hilvanando triunfos, Banfield. El partido en el estadio Florencio Sola será el primer fin de semana de febrero. Siempre que la dirigencia del fútbol argentino logre apuntalar los cimientos de una estructura cercana al colapso, por supuesto.

Te puede interesar

Te puede interesar

-