- - -

Ninguno de los sacerdotes y monjas acusados de abuso quedaron detenidos

Salta Por
De los sacerdotes que fueron imputados por delitos sexuales, sólo Alessando de Rossi logró evadir la cárcel. La monja, María Pacheco y el cura, Agustín Rosa Torino, son los que más tiempo pasaron detenidos: ocho meses; pero finalmente liberados con prisión domiciliaria.
abuso-de-sacerdotes

En Salta hay dos sacerdotes, una monja y un ex cura acusados de abuso sexual, paradójicamente ninguno de ellos está detenido en una Unidad Carcelaria, a pesar de que se trata de un delito gravísimo y que contempla penas de prisión efectiva. 

Alessandro de Rossi es el único que logró evadir la justicia, huyendo a Italia, donde se encuentra amparado por las leyes de ese país, ya que negaron el pedido de extradición presentado por la justicia salteña.

 
Emilio Lamas, ex párroco de Rosario de Lerma, en cambio, fue el que menos tiempo pasó tras las rejas. Sólo 12 días, pues tras su detención, el 17 de octubre pasado, el lunes pasado, la jueza de Garantías 8, Claudia Puertas, lo benefició con la prisión domiciliaria. 

En el caso de Rosa Torino y Pacheco, en tanto, ese beneficio no llegó tan rápido, pues el pedido para recibir la libertad con medidas sustitutivas fue rechazado por la jueza de Garantías 1, Ada Zunino, quien de esta manera confirmó la prisión preventiva del sacerdote y la monja.

Con el correr de los meses, la defensa del fundador del Instituto San Juan Bautista, a cargo del abogado, Raymundo Sosa, logró un fallo favorable de las manos de los jueces, Félix Costas y Edgardo Albarracín, de la Sala II del Tribunal de Impugnación.

Así, el 28 y 31 de agosto de 2017, después de ocho meses, la monja Pacheco y el cura Rosa Torino lograron salir de la cárcel, siendo beneficiados con la prisión domiciliaria, la cual no le impidió al cura Rosa Torino, por ejemplo, viajar a España y Brasil.

El otorgamiento de este mismo beneficio al ex cura Lamas, por parte de la jueza Puertas, en tanto, tuvo mayores críticas, pues el ex sacerdote, sobre quien pesan hechos más graves de los imputados a Rosa Torino, no estuvo ni dos semanas preso.

La decisión de los jueces salteños de no ver a los curas encarcelados, en tanto, no se corresponde con lo que sucede en otras provincias, como Buenos Aires, Entre Ríos y Mendoza, donde los curas y religiosos acusados de delitos sexuales fueron encarcelados de inmediato y permanecen tras las rejas.

Salta, sin embargo, es una isla en ese sentido, ya que, al parecer, las ligaduras entre Iglesia y Justicia aún son muy fuertes, tanto que ni siquiera se autorizó a la fiscalía concretar un allanamiento en la Curia local a fin de poder obtener pruebas consideradas de gran valor para la causa, en el caso Lamas.

Te puede interesar

-