- - -

Japón: una enfermera envenenó a 20 pacientes para no enfrentar a sus familias

Una enfermera en Japón dijo a la policía que aceleró las muertes de al menos 20 pacientes para evitar contarles a las familias que sus seres queridos murieron mientras ella estaba trabajando, informaron los medios locales.
2725485w1033

Ayumi Kuboki, de 31 años, fue arrestada el sábado por la muerte de Sozo Nishikawa, de 88 años, quien fue envenenado en 2016 con un antiséptico en el Hospital Oguchi, informaron The Asahi Shimbun y T he Japan Times. Según los dos medios de comunicación japoneses, Kuboki dijo a los investigadores que informar a las familias de la muerte de un paciente era una carga y una tarea reservada para la enfermera de turno.


Para evitar la responsabilidad, Kuboki dijo que atacó a los pacientes cerca de la muerte para que murieran en el momento en que otra enfermera tendría que contarle a la familia. La policía cree que Kuboki también pudo haber atacado a pacientes que no estaban cerca de la muerte.

Nishikawa murió el 18 de septiembre de 2016, de lo que los médicos inicialmente dictaminaron como causas naturales. Dos días después, su compañero de habitación en el hospital, Nobuo Yamaki, de 88 años, también murió.

Según The Asahi Shimbun, otra enfermera notó burbujas en la bolsa de goteo intravenosa de Yamaki. Una autopsia encontró altos niveles de cloruro de benzalconio, un desinfectante, en su cuerpo, informó el medio japonés.

La policía luego comenzó a investigar la muerte de Nishikawa, a quien luego determinaron que había muerto por envenenamiento con el mismo antiséptico. Al menos otros dos pacientes fueron encontrados con cloruro de benzalconio en sus cuerpos alrededor del momento de su muerte, informó The Asahi Shimbun.

Kuboki admitió las dos muertes y dijo a los investigadores que inyectó el antiséptico en bolsas de goteo intravenosas que trataban al menos a 20 pacientes, y al menos otras 10 bolsas se encontraron con pequeñas presas de punción.

Al menos 48 pacientes murieron en el hospital de Yokohama en un lapso de tres meses que finalizó en septiembre de 2016, cuando las autoridades comenzaron a investigar las muertes de Nishikawa y Yamaki.

Kuboki inicialmente negó los asesinatos. En un principio, la policía sospechó que una de las enfermeras en el piso tenía información sobre las muertes, pero Kuboki le dijo a The Asahi Shimbun: "He trabajado duro para ayudar a los pacientes a morir en paz, así que me sorprendieron los incidentes".

Te puede interesar

Te puede interesar

-