- - -

Un secuestro de droga disparó un ajuste sin precedentes

20 kg de cocaína fueron decomisados en Orán. Un cordobés fue detenido. Horas después en Salvador Mazza narcos intentaron silenciar a un policía provincial.
366

El Ministerio de Seguridad de la Nación informó ayer que a través de la Policía Federal (PFA) incautó 20 kilos de cocaína en Orán, droga que había ingresado al país en un automóvil VW Passat, que entró desde Bolivia a la Argentina junto a una camioneta Amarok color oscuro.


La investigación que posibilitó el decomiso de la droga fue llevada a cabo por los efectivos de la PFA, quienes detectaron que desde Bolivia se trasladaría a la provincia de Córdoba un importante cargamento de cocaína, encubierto en un automóvil VW Passat, preparado especialmente con compartimientos de plomo para evitar la detección en los escáner.
La información precisa de los movimientos narcos hizo posible que la camioneta VW Amarok que serviría de apoyo del otro vehículo fuera retenida en Aguas Blancas.


El vehículo que trasladaba el cargamento fue interceptado por los investigadores federales en solitario sobre la ruta nacional 50, a la altura del aeródromo de la ciudad de Orán.
Al registrarlo minuciosamente, los policías hallaron 27 envoltorios que contenían 20 kilos de cocaína ocultos en los paragolpes delanteros y traseros del vehículo.
El chofer quedó detenido a disposición del Juzgado 2 a cargo de Sánchez Freytes, secretaría de Josefina González Nuñez.
Hasta ahí la información oficial.


OTRA VERSIÓN
Pasadas las horas se supo que la Policía Federal había asestado un duro golpe al narcotráfico terrestre al detener dos vehículos que habían traspuesto la frontera juntos la semana pasada y que se esperaba su reingreso, ya que había sospechas de que volverían cargados de cocaína.
Con esta hipótesis de trabajo la Policía Federal detuvo el martes en horas de la tarde el automóvil VW Passat en el ingreso a la ciudad de Orán.


La información dice que la camioneta Amarok fue detenida en la localidad de Aguas Blancas, sin embargo horas más tarde del procedimiento antinarcótico sobre ruta 50 en Orán, la camioneta VW Amarok ingresó en jurisdicción del departamento San Martín, en la localidad de Salvador Mazza, y en el semáforo de ingreso al pueblo uno de los ocupantes del vehículo intentó arrastrar a un motociclista en un claro intento de provocar un accidente fatal, cuando estos movimientos fueron advertidos por una patrulla de la Policía Federal, la misma fuerza que había detenido, supuestamente, al vehículo de marras en la localidad de Aguas Blancas, departamento Orán, distante a unos 250 kilómetros de Salvador Mazza.


Ese ajuste frustrado provocó, según vecinos de la localidad fronteriza, una persecución de película por las principales calles de Salvador Mazza, que incluyó una balacera sin precedentes, que por suerte no arrojó ninguna persona herida, pese a haberse concretado en el horario del cierre de los comercios de la zona.
Fuentes de los principales medios de comunicación de la localidad aseguraron que se trató de algo espeluznante y que en pocos minutos el barrio San Martín, colindante con la República de Bolivia, donde buscaron refugio los narcotraficantes, fue rodeado por diversas fuerzas de seguridad, pero nunca llegó la orden de allanamiento para dar con la camioneta y menos con los violentos ocupantes de la misma.


Lo llamativo es que la víctima del frustrado ajuste se trata de un policía de Drogas Peligrosas de la provincia, que según fuentes de Salvador Mazza tiene familiares en prisión por este delito y un cuñado ajusticiado hace meses en Yacuiba, donde fue ultimado de 18 balazos a plena luz del día sobre el principal mercado de la ciudad boliviana.
En la mañana de ayer tanto nuestro corresponsal como periodistas de otros medios chocaron con el silencio oficial de todas las fuerzas.


"AQUÍ NO PASÓ NADA"
"Lo que vieron y escucharon es solo imaginación", dijo con ironía un periodista de un importante medio audiovisual, que advirtió entre otros puntos que "todos aquí se conocen" y que esta vez tocaron personas muy peligrosas, una de ellas -aseguró- tiene en su haber al menos cinco crímenes. Lo cierto es que la camioneta que en la mañana del martes fue vinculada a un tráfico de cocaína, en la noche misma fue protagonista de una feroz balacera que puso en riesgo la vida de muchos vecinos y de esto nadie se hizo cargo.

Te puede interesar

-