- - -

Evalúan un pedido del cura Rosa Torino

Quiere que lo internen en el hospital Oñativia para compensar sus dolencias.
387

AGUSTÍN ROSA TORINO, el cura acusado de ABUSO SEXUAL gravemente ultrajante, solicitó a la jueza de la causa que disponga su internación en el hospital Oñativia debido a los problemas de diabetes y otras enfermedades que lo afectan. En el escrito dirigido a la jueza Ada Zunino, el religioso manifiesta que en estas condiciones no puede permanecer en la unidad penitenciaria de Villa Las Rosas, adonde está alojado con prisión preventiva desde el 27 de diciembre pasado. Por tal motivo la magistrada dispuso que una junta médica del Poder Judicial evalúe el estado de salud del paciente y de esa manera resolver si hace lugar o no al requerimiento del fundador de la congregación Discípulos de Jesús de San Juan Bautista.


Rosa Torino fue detenido a partir de las graves denuncias realizadas por Yair Gyurkovitz, de 21 años, un exnovicio de la congregación religiosa. Según el joven, mientras permaneció como interno en el templo que dirigía el imputado fue víctima de abuso sexual reiterados. Por el mismo hecho también imputó al padre Nicolás Parma, un excolaborador de Rosa, que está radicado en Barcelona, España. La fiscal penal 2 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Lujan Sodero, investiga además las denuncias de igual tenor realizadas por la exmonja Valeria Zarza y otro joven que cursó estudios en la congregación Discípulos de Jesús con sede en la iglesia de la Santa Cruz, ubicada en la calle Santa Fe al 1.200, en la capital salteña.


Por las graves denuncias que pesan contra el sacerdote y el supuesto lavado de dinero que manejaba desde su fundación, el Vaticano ordenó en 2015 que sea separado del cargo y desde ese momento se recluyó en una casona de finca La Cruz, a 30 kilómetros de la capital. En ese lugar fue detenido el 21 de diciembre por una comisión policial enviada por la jueza Zunino, quien días después ordenó que sea alojado en la cárcel local por razones de seguridad ante el riesgo de fuga.


UNA EXMONJA
Por la misma causa que involucra al cura Rosa Torino, la Justicia salteña también ordenó la detención de María Alicia Pacheco, una exmonja de la congregación Discípulos de Jesús de San Juan Bautista. La mujer oriunda de General Gemes fue acusada de abuso sexual agravado por la exmonja María Gracia Ramia Damario.


La joven realizó un crudo relato de los dramáticos momentos que vivió desde niña cuando concurría a la iglesia de la Santa Cruz, adonde Pacheco se desempeñaba como colaboradora de Rosa Torino.


A partir de los datos aportados por Gyurkovitz, Zarza, Ramia Damario y el cuarto denunciante, la fiscal Luján Sodero anunció que tiene previsto convocar a numerosos testigos citados por las víctimas.
"Dentro de la lista de testigos hay varias personas que viven en distintos puntos del país y en el exterior", expresó Sodero

Te puede interesar

-