- - -

Boletas de luz: sumaron dos categorías de usuarios residenciales para mantener tope de suba en 149%

Se vuelve al esquema de nueve categorías para los clientes de Edenor y Edesur. Es para hacer más progresiva la tarifa de los grandes consumidores.
0014174296


Una semana después de que el Gobierno anunciara los nuevos aumentos para la luz, una resolución en el Boletín Oficial determinó la vuelta al viejo esquema para medir el consumo de los usuarios residenciales.

A partir de ahora, tanto las boletas de luz volverán a tener nueve escalas para este tipo de usuarios -del R1 al R9- en vez de las siete categorías a las que se había llegado durante el año pasado. La resolución 82/2017 del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) especifica que la "modificación de la estructura de tarifa" y la consecuente reincorporación de estos dos bloques aplicarán para las empresa Edenor y Edesur, en la ciudad y en la provincia de Buenos Aires.

¿Por qué se vuelve a las nueve categorías de residenciales? La modificación se centró ante todo en el cargo fijo que tienen los consumidores. Es que para el bloque R7 (consumos arriba de 600 kWh por mes) se producía un aumento grande respecto de la categoría anterior, y según la resolución, "no reflejaba el criterio de progresividad".

"Se producían aumentos que iban del $200 a $800 en la última categoría por solo un kilovatio, al pasar del R6 al R7. Con el cambio, se busca atenuar el efecto del cargo fijo", aseguraron a Infobae fuentes del sector.

Con todo, la vuelta al esquema anterior se produjo para que las facturas que lleguen en marzo no tengan aumentos superiores al 148% si se mantuvo el mismo nivel de consumo, porque éste fue el tope anunciado por el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, y decidido por el Gobierno nacional como el primer aumento del año.

Los consumos más bajos de los residenciales no verán el cambio de categoría expresado en su factura pero sí sucederá en los más altos, que representan el 5% del total. Entonces, el bloque R7 será para consumos de entre 601 y 700 700 kWh/ mes; el bloque R8 para consumos entre 701 y 1400 kWh/mes, y por último, el bloque R9 se establece para los consumos de residenciales superiores a los 1.400 kWh/mes.

Para estas tres categorías, el aumento no debería superar el 149% en marzo si mantienen su nivel de consumo. Un residencial que pagaba $1.418 en enero pasaría a pagar un tope de $3.524 mensuales en marzo.

Ahorro y segundo aumento

El impacto inicial del aumento quedará distribuido entre febrero y marzo, ya que el Gobierno decidió hacerlo de forma progresiva para atenuar el impacto en el índice de inflación.

Las subas para residenciales arrancan en un 60% hasta un 149 por ciento."El 83% de los usuarios tendrán un aumento inferior a $183 por mes", aseguró Juan José Aranguren, ministro de Energía y Minería, en la conferencia de prensa. El ahorro será clave para suavizar el impacto de la primera suba que comenzó a regir a partir del 1 de febrero.

¿Contra qué boletas hay que comparar? Esta vez, hay que mirar las facturas de 2015 porque se determinó como año de referencia. Los clientes deberán buscar sus facturas de hace dos años y mirar el bimestre enero-febrero o febrero-marzo, según el corte que le corresponda y mensualizar el consumo. Si un residencial consumió 550 kw/h en un bimestre, el promedio es de 275 kw/h por mes, y ese será su nivel de referencia para comenzar a bajar el consumo.

El segundo aumento de la luz en 2017 finalmente quedó relegado para después de las elecciones legislativas para los 4,7 millones de clientes bajo la órbita de estas dos empresas de distribución.

El Valor Agregado de la Distribución (VAD) aumentará un 19% desde noviembre, pero que aún no está calculado el impacto en las facturas residenciales porque pueden variar otros componentes. El peso del VAD no es menor, ya que representa el 47% de una factura de electricidad.

Te puede interesar

-