- - -

Bullrich defiende la nueva ley de Migración Argentina

Evo Morales cuestionó las medidas
335

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, respondió al cuestionamiento del presidente de Bolivia, Evo Morales, acerca de las nuevas reformas en la ley de Migración. La funcionaría expresó que el 33% de los presos por narcotráfico, entre otros delitos federales, procede de los países de Paraguay, Bolivia y Perú y destacó la necesidad de ordenar las relaciones con esos países latinoamericanos. Señaló también que, quienes provienen de países productores de algún estupefaciente, tienen mas relación con el narcotráfico, ya sea como capitalistas o como mulas o como parte de la cadena.

Siguiendo la linea del plan macrista, “Argentina sin narcotráfico”, el Presidente firmó el lunes de la semana pasada un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) para modificar la ley migratoria del país y acelerar los procesos de deportación y prohibición de ingreso de extranjeros que hayan cometido delitos graves. Las medidas, además, incluyen el endurecimiento de los controles en las fronteras, la creación de la nueva Comisión de Fronteras y de un sistema que brinda información anticipada de los pasajeros.

Seguidamente, Morales pidió: “Presidentes latinoamericanos seamos Patria Grande, NO sigamos políticas migratorias del norte. Juntos por nuestra soberanía y dignidad”. Otro funcionario boliviano que criticó de manera más directa la nuevas políticas del país, fue Reymi Ferreira, ministro de Defensa de Bolivia, quien considero el nuevo decreto como una “política apresurada que podría generar xenofobia y acciones de discriminación y racismo”.

Frente a estos cuestionamientos, Bullrich enfatizó que la nueva Ley de Migraciones busca enfrentar la delincuencia y aseguró que la norma que aplica nuevos controles migratorios en la Argentina es exactamente igual a la de Bolivia. La ministra expresó: “hay un ruido por parte de Bolivia que me parece que no es consistente ni con sus decisiones políticas y sus leyes”.

Señaló que la ley boliviana tiene incluso características menos positivas que las que tiene la ley argentina: “en la Argentina una persona, habiendo cometido un delito, tiene la posibilidad de una revisión judicial; en el caso de Bolivia, no”. Y destacó que cualquier extranjero en nuestro país tiene exactamente los mismos derechos, mientras que en Bolivia el extranjero no tiene una libertad de expresión plena y tiene ciertos límites por su condición de extranjero.

Por su parte, Evo Morales envió a Argentina una comisión de altos cargos destinada a verificar la situación de los bolivianos residentes en Argentina (cerca de 1,2 millones, según datos del gobierno de La Paz).

Te puede interesar

-