- - -

Piden una ley ante el aumento de nacimientos prematuros

De 2002 a 2016, la tasa pasó de 7,4% a 12%. Quieren carnet de discapacidad para los bebés. Las familias solicitan una ley que extienda las licencias por maternidad y paternidad.
288

Leonel está próximo a cumplir su primer año de vida. Fue un bebé prematuro, le faltaron algunos días para ser sietemesino. Llegó al mundo con poco más de mil doscientos gramos, no fue de los casos más críticos aunque debió estar internado durante dos meses antes de trasladarse a su casa.


En Salta se presentan cada vez más estos casos. En 2002, la tasa de nacimientos prematuros era de 7,4% y en 2016 pasó a 12%. Las cifras corresponden al HOSPITAL MATERNO INFANTIL.


El nacimiento de bebés prematuros implica también el nacimiento de sus padres. El camino de un prematuro no es igual al de cualquier bebé, requiere otras atenciones y cuidados excepcionales, prevenciones más puntillosas y medicaciones específicas. Los papás de un prematuro tienen otras responsabilidades y preocupaciones, más allá de las que tienen otros padres.


"Es importante que se sancione una ley de seguimiento para los prematuros, es algo que se viene buscando desde hace un par de años y que solo tuvo receptividad en unas pocas provincias", afirma Romina, de 26 años, mamá de Leonel.


La Red de Familias de Prematuros es una organización que tiene su desarrollo más significativo en la provincia de Buenos Aires, una de las únicas que avanzó en una legislación puntual. Romina cuenta que entraron en contacto con ellos y que están conformándola en Salta. Una vez que la red se convierta en asociación civil, se tramitará el ingreso del grupo de familiares de prematuros que viene reuniéndose en el Hospital Materno Infantil.


Leonel fue un prematuro pre-término, nació con alrededor de 30 semanas. Los bebés que llegan antes de la fecha probable de parto se clasifican en tres: los extremadamente prematuros, los pre-término, y los tardíos. El tiempo estimado de gestación son 40 semanas.


Si bien no fue de los casos más críticos, el hijo de Romina debió permanecer internado hasta tanto se estabilizaron sus valores mínimos. Las medicaciones, comenta ella, al tiempo que colaboraban para algunas cuestiones alteraban otras. "Fueron semanas muy difíciles, no sabíamos qué podía pasar. Apenas nació nos dijeron que había un 30% de posibilidades que sobreviviera", rememora.


BENEFICIOS DE LA LEY
¿Para qué serviría una legislación específica de seguimiento a los bebés prematuros? No solo sería para que el Estado asuma el compromiso de garantizar la totalidad de las prestaciones que un nacimiento de estas características implica, sino también para que esa responsabilidad no se extinga con el tiempo. Ello es así porque los primeros años de vida de un prematuro son radicalmente diferentes a los de un bebé que nace a término, e incluso puede haber secuelas que lo signen de por vida.


Según contó a este medio Romina, quien hasta antes del nacimiento de Leonel trabajaba como psicopedagoga, a través de una ley nacional se buscaría que las LICENCIAS POR MATERNIDAD-paternidad se amplíen, tanto así como que todos los prematuros tengan carnet de DISCAPACIDAD desde el momento mismo de su nacimiento. En cuanto a esto último, explicó que tiene que ver fundamentalmente con no demorar los beneficios sociales a los que se accede mediante tal reconocimiento. Hay que tener en cuenta, resaltó, que los tratamientos para los niños nacidos antes de su fecha de parto tienen elevados costos, que no se reducen solamente a los medicamentos sino también a otro tipo de maquinaria de apoyo.


Sobre las licencias, la psicopedagoga relató que, en muchos casos, la licencia corriente expira y los bebés prematuros siquiera han sido dados de alta. Su caso es un testimonio de tal cuestión, debió abandonar su trabajo para dedicarse a tiempo completo a la atención de Leonel. "Además de extender la licencia para las madres, sería importante que se haga lo propio con la de los padres", subrayó.


RECOMENZAR
El médico especialista en neonatología Mario del Barco afirma que "cuando nace un bebé prematuro también nacen padres de bebés prematuros". De esta forma, sintetiza la complejidad que encierra una situación inesperada y que cambia radicalmente la idea de paternidad-maternidad que se tiene cuando se transcurre el embarazo.


"Entonces, tenemos dos problemas: la atención de bebés prematuros y ayudar a los padres a que sean muy proactivos para cuidar a sus bebés prematuros", considera, y acota que "necesitan mucha asistencia, de un equipo multidisciplinario y de un Estado que se haga cargo del seguimiento".


MESES DE ESPERA POR EL RESPIRADOR
Leonel necesita una máquina que lo ayuda a respirar permanentemente. Mientras estuvo internado, el hospital se lo proveyó, pero cuando fue dado alta hubo que gestionar uno. Romina cuenta que el Ministerio de Salud se mostró presto a facilitarlo pero demoró cuatro meses en llegar la máquina, mientras tanto hubo que alquilar una de forma provisoria.


Estima que la demora se debió a la presentación de papeles y demás cuestiones administrativas; sin embargo, el costo de alquiler de la máquina fue bastante elevado, dos mil quinientos pesos mensuales que no se reembolsaron.

Te puede interesar

-