- - -

Casi la mitad de las empresas en el país tiene la intención de innovar

Sin embargo, el estudio reveló que todavía son pocas las compañías que se animan a llevar a cabo una estrategia innovadora Así lo revela un estudio de la Universidad Siglo 21, que encuestó a 800 empresarios de distintas zonas del país.
272

Día a día, la tecnología pone a prueba la competitividad de las empresas, modificando sus procesos productivos. Aquellas que logran adaptarse, sortean la barrera que impone el cambio de paradigma; las que no, tienden a quedar en el camino. Es por esto que, según reveló un estudio de la Universidad Siglo 21, casi la mitad de las empresas encuestadas tiene la intención de innovar.

“La velocidad de los cambios económicos y sociales, entre ellos, los avances tecnológicos, están acelerando las decisiones de los directivos, en búsqueda de no perder competitividad en este nuevo escenario de negocios, tanto a nivel mundial, como local. Frente a ello, adquieren importancia las posibilidades de innovación que puedan desarrollar las empresas”, expresó Carlos Spontón, uno de los investigadores a cargo del trabajo.

De acuerdo al estudio -del que participaron empresarios de nuestra provincia- el rubro comercial es el más innovador. Esto es así por su mayor velocidad para cambiar, la importancia que le atribuye a tener liderazgo en los avances tecnológicos y por el desarrollo de competencias para enfrentar los nuevos escenarios tecnológicos. Le siguen las empresas de servicios, luego las industriales y, con menor actividad innovadora, el sector de la construcción.

Los resultados de la investigación demostraron, además, que existe una relación entre el nivel de innovación y el tamaño de las empresas: aquellas de mayor tamaño presentan mayores niveles en contraposición a las PyME (micros, pequeñas y medianas empresas).

Del estudio se desprende, también, que gran parte de los encuestados considera que hay que darle un lugar importante a la innovación tecnológica. A pesar de esto, un porcentaje menor expresó que la tiene en cuenta a la hora de planificar sus negocios.

En la misma línea, un 62% de los directivos manifestó que estimula la creatividad, el aporte de ideas y el espíritu emprendedor en sus empleados, aunque sólo un porcentaje menor -42%- estuvo de acuerdo en que utiliza las herramientas adecuadas para desarrollar estas habilidades en sus contratados.

En cuanto a la posibilidad de modificar los procesos productivos, el 38% de los encuestados comentó estar al tanto de qué se debería hacer y cómo. Por eso, un porcentaje similar -39%- expresó que actualmente planifica la asignación de recursos para desarrollar nuevos procesos de producción, aunque sólo un 34% reconoció utilizar las herramientas adecuadas para lograrlo.

En lo que respecta a las nuevas posibilidades de comercializar -por ejemplo, las tiendas online-, el estudio reveló que el 56% de las empresas evalúa implementar las herramientas que brindan las nuevas tecnologías. Sin embargo, un porcentaje similar de todavía toma como referencia otras prácticas comerciales.

Por categorías

En relación al desarrollo de las empresas y las áreas en las que más innovan, el estudio indicó que la mayoría -59%- apunta a desarrollar nuevas formas de organizarse. Porcentajes similares buscan nuevos canales de abastecimiento, desarrollando nuevos servicios, nuevos productos y abriendo nuevos mercados. En último lugar, se ubican las que se animan a desarrollar nuevos métodos de producción.

A modo de síntesis, los investigadores agruparon a las compañías en tres categorías: “las conservadoras”, que representan el 42% de la muestra; “las que tienen la intención de innovar”, representando el 48% y “las que gestionan estratégicamente la innovación”, representando un 10%.

Según describió el informe de la universidad privada, “las conservadoras” son aquellas que perciben algunos cambios en el entorno de su negocio, aunque no dedican recursos a gestionar nuevas tecnologías, no asumen riesgos empresariales y tampoco estimulan el espíritu innovador en sus trabajadores.

Las que tienen “la intención de innovar” son aquellas cuyos directivos perciben que hay un cierto dinamismo en el entorno de su negocio, asumen que la innovación es importante para su supervivencia, y estimulan la creatividad en sus empleados, pero no desarrollan un método de gestión estratégica y tampoco asumen los riesgos propios de intentar procesos o productos nuevos.

“Las que gestionan estratégicamente la innovación”, son quellas cuyos directivos perciben muchos cambios en en el entorno del negocio, en la industria y en los pedidos de sus clientes. Además, estos directivos admiten que la innovación es importante para la supervivencia de la empresa, estimulan a sus empleados a ser creativos e innovar, y por sobretodo, asumen los riesgos propios de la innovación, asignando recursos para llevar a cabo una “verdadera estrategia “ de desarrollo tecnológico.

Te puede interesar

-