- - -

Desde la Policía de Vaqueros lamentaron no haber podido ayudar a Jimena

“Nosotros damos lo mejor para que estas cosas no sucedan, pero muchas veces no alcanza”, dijo el comisario de la zona.
191

“Vaqueros es una localidad tranquila”, aseguró el comisario a cargo del municipio donde el viernes pasado fue asesinada Jimena Salas, la mujer de 44 años que fue encontrada por su esposo sin vida y apuñalada dentro de su vivienda.

Marcelo Armella, coordinador del sector 3A y responsable también de la comisaría sexta, el puesto Unión y el municipio de La Caldera, refirió al cruel asesinato que conmocionó a los salteños en los últimos días.

“La verdad es que fue algo muy aberrante, por la forma. Lamentablemente con las cuestiones que ocurren dentro de una vivienda la policía no puede intervenir”, aseguró el funcionario quien también calificó al barrio San Nicolás –lugar donde vivía la mujer asesinada- como una zona sin mayores conflictos. “Es una zona que tiene sus años, tiene casas que aún no están terminadas y no es un lugar donde tengamos problemas de seguridad”, afirmó.

La subcomisaría de Vaqueros tiene a su disposición 15 efectivos y según detalló Armella los fines de semana refuerzan la cantidad de efectivos por la cantidad de gente que llega al río y los campings del municipio. Por el crimen de Jimena, dicha dependencia solamente está trabajando en la custodia del lugar de los hechos.

tmb1_72665_20170131120611

Según el policía, a principios de año se registraron algunos incidentes como robos de motos y de objetos personales por descuido y la mayoría de los hechos se producía los sábados y domingo. Pero en los últimos días disminuyeron dichos incidentes por la tarea preventiva que desplegó la fuerza en los ingresos del pueblo.

Armella aclaró que más allá de contravenciones, en el pueblo no se registran mayores hechos delictivos.

Sobre el crimen del viernes, el comisario calificó al hecho como “delicado” por la situación que atraviesa la familia y principalmente por las hijas que Jimena compartía con Nicolás Cajal, su esposo. “Nosotros damos lo mejor para que estas cosas no suceda, pero muchas veces no alcanza”, lamentó el efectivo, que asumió como coordinador de la zona norte en las primeras semanas de diciembre de 2016. Armella finalmente se refirió a un grupo de jóvenes que hasta hace unos años atemorizó al pueblo de Vaqueros y que se denominan “Los Duendes”. Según el funcionario, este grupo de jóvenes ya no representa un problema mayor para el municipio.

“Desde que yo estoy al frente no tuve ningún incidente con ellos”, señaló el policía, en referencia a esta patota que según el comisario se dedicaba a provocar desórdenes en la vía pública. “Los tenemos y hemos reforzado la seguridad en la zona de la plaza, que era donde se juntaban”, aclaró.

Te puede interesar

-