- - -

El primer mes del año dejó un saldo de 14 homicidios en Salta

En la Unidad Carcelaria 5 de Tartagal, un interno murió luego de ser apuñalado. En la madrugada de ayer falleció un hombre que fue quemado en Apolinario Saravia.
40

Mujeres salvajemente atacadas, hombres asesinados y sangre derramada en capital y el interior, fue el común denominador de un primer mes marcado por la tragedia en Salta. El saldo de personas que perdieron la vida a causa de un homicidio es espeluznante, con 14 muertes. De los hechos con extrema violencia, tres fueron femicidios. Los dos últimos crímenes se registraron en Apolinario Saravia y Tartagal.


Al menos en los últimos años no se registran antecedentes de un arranque tan violento en Salta. Un homicidio cada 48 horas es el resultado en materia de crímenes. Tres fueron ataques a mujeres en manos de hombres vinculados sentimentalmente. Entre los distintos hechos, dos ocurrieron en el interior de un penal del Servicio Penitenciario provincial.


En Villa Las Rosas, Andrea Neri, madre de 20 años, fue atacada sin piedad por su novio, Gabriel "Chirete" Herrera, el jueves 5 de enero. Se trató del primer femicidio del año. Ayer, trascendió el segundo crimen adentro de un penal: Leonardo Herbas de 27 años, había sido trasladado desde Salta capital a Tartagal por problemas con otros reos. El lunes, cerca de la medianoche, recibió una mortal puñalada en medio de un ataque con otros presos.


Entre los HOMICIDIOS desatados hasta el momento, los más cruentos fueron el de Vaqueros donde Jimena Beatriz Salas (44) recibió más de 40 puñaladas, el viernes 27. Una causa que hasta el momento no tiene detenidos y guarda mucha incertidumbre. Otro caso que generó mucho estupor en la ciudadanía fue el crimen del cambista, Felipe Torres (57), el jueves 5 en plena "city" salteña. El hombre fue ultimado con más de 10 puñaladas. Su agresor, Lombardero Salas, está imputado y con prisión preventiva.


En ese macabro contexto donde personas fueron humilladas hasta su muerte, hubo dos casos donde los homicidas decidieron quemar el cuerpo de su víctima. El primero sucedió en el barrio Norte Grande, el sábado 21 de enero cerca de las 6.30. Personal policial irrumpió en el domicilio del agresor y observó que Carolina Saracho (28) tenía casi el 80 por ciento de su cuerpo incendiado. Andrés Alejandro Cruz (22) se defendió señalando que su concubina había intentado suicidarse, después cambió la versión aduciendo que se había tratado de un accidente. Está imputado con prisión preventiva. La otra víctima quemada fue Carlos Franco (46), a quien rociaron con alcohol y le prendieron fuego. Ocurrió en Apolinario Saravia, el domingo por la tarde.


CONOCIDO DE LA VÍCTIMA
Carlos Alberto Franco de 47 años falleció ayer, cerca de las 6, en el hospital San Bernardo producto de las quemaduras en su cuerpo. El hecho se desató el domingo a la tarde, según declaraciones de la víctima el agresor sería un tal Chichilla o Chinchila, a quien conocía de vista. Éste lo roció con alcohol y le prendió fuego. Franco fue trasladado primero al hospital zonal y luego a esta capital con "quemaduras de tórax".


Según profesionales médicos, la víctima tenía quemaduras de primer y segundo grado en un 25 por ciento de su cuerpo. Hasta los últimos segundos de vida, no quiso radicar denuncia en contra de Chinchila o Chinchilla. Luego de las consultas judiciales, el supuesto agresor fue citado a declarar. Además, el juez actuante ordenó se extienda el certificado de defunción y se entregue el cuerpo a la familia. Al parecer, según fuentes policiales, ambos habían estado tomando.

Te puede interesar

-