- - -

El esposo de la mujer asesinada en Vaqueros declaró por más de cinco horas

Nicolás Cajal, el marido de Jimena Salas, prestó declaraciones en la fiscalía de Graves Atentados.
90

Nicolás Cajal en la primera hora de la tarde encontró a su mujer Jimena Beatriz Salas muerta en su casa con lesiones de arma blanca. Luego de dar aviso a la policía, el hombre fue llevado a Ciudad Judicial para prestar declaraciones sobre el hecho.

Alrededor de las 16, el marido de la víctima llegó a la fiscalía de Graves Atentados contra la personas. Minutos más tarde ingresaría el cuerpo de Jimena para ser examinado por peritos del CIF.

Un amigo de Nicolás que se encontraba en la Fiscalía acompañándolo comentó que el hombre “regresó a almorzar a su casa como todos los días y encontró a su mujer rodeada de un charco de sangre, mientras las hijas gemelas se encontraban encerradas en el baño”, dato que también fue confirmado por el fiscal Rodrigo González Miralpeix en el lugar de los hechos.

El crimen se produjo en la vivienda de la pareja ubicada en calle La Virgina del barrio San Nicolás, cerca del río Wierna. Vecinos del lugar comentaron que la zona es tranquila y que nunca se vivieron casos de tal magnitud. Un allegado a la familia, que pidió no dar a conocer su nombre, relató que por el lugar se vio un artesano al cual se le solía comprar artesanías.

La declaración de Nicolás Cajal duró más de cinco horas. En medio de un clima de nerviosismo, un amigo de la familia se acercó y relató que el interrogatorio había terminado a las 20:30, pero estaban esperando el análisis de la morgue de la víctima. Mientras tanto, las hijas del matrimonio, de tan solo tres años, permanecían bajo la custodia de una de sus abuelas y con asistencia psicológica, detallaron algunos de los presentes.

Mientras avanzaba la jornada, allegados a la pareja se acercaron al lugar para esperar que termine el procedimiento, que incluyó el secuestro del teléfono celular de Cajal. Entrada la noche, llegó al lugar un familiar de Jimena Salas para pedir su cuerpo, pero el guardia de seguridad solo permitió ingresar a la madre, mientras los allegados esperaban en la vereda.

Finalmente alrededor de las 22, el abogado de la familia se acercó a la puerta para comentar “en diez minutos saldrá Nico”. La salida del lugar fue discreta por la puerta trasera de la fiscalía de Graves Atentados abrazado por amigos. Luego ingresó en un auto y partió por la puerta del costado de Ciudad Juridicial.

Te puede interesar

-