- - -

Convocan a ornamentar los frentes de las casas como ofrenda al Sr. y Virgen del Milagro

Fieles católicos invitan a la comunidad a revivir el clima del Milagro desde las casas.
WhatsApp-Image-2019-09-06-at-13.31.39
Convocan a ornamentar los frentes de las casas como ofrenda al Sr. y Virgen del Milagro

Alguien se lo compartió por whatsapp a María Rodríguez y a ella le pareció una buena idea, enseguida buscó las láminas del Señor y la Virgen del Milagro que habían venido con el diario el año pasado y que guardó durante este tiempo como un tesoro. Compró un pedazo de tela ecológica, donde pegó las imágenes, las adornó con flores de papel y las colgó de las rejas de la ventana de su habitación que da para la calle, junto con la bandera argentina y la papal.


María Rodríguez vive en Usandivaras al 1.000 del barrio Santa Victoria, en la zona oeste de la ciudad, y anhela un efecto contagio en su barriada y en la comunidad salteña en general. “Es una forma de estar cerca de nuestros patronos, no hay que perder la fe y les pidamos que nos acompañen en este momento tan difícil”, expresa la mujer.
Luego de una muy breve pausa retoma sus fuerzas para hablar y dice que lo que más le pide este año al Señor y la Virgen del Milagro es salud para todos. Pero mientras pronuncia la palabra “salud” la angustia le gana, y a través del teléfono se la siente llorar. “Me duele en el alma la gente que la está peleando, sobre todo los médicos, hay mucha gente realmente expuesta a este virus, deposito mi fe en el Señor del Milagro”, añade.

Mirta Cisneros es maestra de religión de la escuela 4811 de barrio Solidaridad, que ahora está haciendo de hospital por la pandemia de COVID-19. Ayer, después de escuchar la misa dedicada especialmente a la Virgen se puso a adornar el frente de su casa para que el vecindario y los que pasen por Obispo Romero al 900, en Villa Soledad, no se olviden de que septiembre es tiempo de Milagro en Salta.
Otros años, en estos días, salía a recibir peregrinos y les llevaba algo para comer o beber, ahora, como a todos, le tocó quedarse en casa. Mientras terminaba de hacer claveles de papel que sumará hoy a la ornamentación comenta que le pareció “prudente” no hacer la procesión este año. “Nuestra fe no tiene que ver con caminar o no, sino con el cariño, es una ofrenda el peregrinar, ahora podemos ofrendar el quedarnos en casa, ser obedientes, el Señor entiende esta situación”, destaca.

Para Mirta sería maravilloso que todos puedan adornar sus casas y decirle a los patronos de Salta: “Aquí estamos y los llevamos en el corazón”. Por otra parte, cuenta que junto con su esposo Pedro tienen una empresa de limpieza y desde hace 5 años cada 5 de septiembre, en la víspera del inicio de la novena, ofrendan su trabajo. Este año, por la situación sanitaria pensaron que iban a ser pocos los voluntarios, pero no, 19 personas hicieron limpieza completa en la Catedral.

 
FUENTE: EL TRIBUNO SALTA

Te puede interesar

-