- - -

Un salteño que pidió ayuda para seguir estudiando y recibió ayuda de un instagramer por 800 mil pesos

Salta Por Ivan
Omar Gutiérrez estudia abogacía en Buenos Aires, pero la pandemia puso en paréntesis sus sueños. La solidaridad de Santiago Maratea y sus seguidores hicieron el resto.
wichi00
Un salteño que pidió ayuda para seguir estudiando y recibió ayuda de un instagramer por 800 mil pesos

Un pedido. Una mano solidaria. Y una historia escrita desde varias puntas. Omar Gutiérrez tiene 25 años y es integrante de la comunidad wichi de Misión Chaqueña, un pueblo de una aldea de Salta de cinco mil habitantes casi en el límite con Bolivia. Sin más herramientas que su corazón y la voluntad de ayudar a su pueblo a defender sus derechos pisoteados, llegó a Buenos Aires en 2017 para estudiar abogacía.

Con su deseo como bandera y varios gestos de generosidad que fue encontrando a su paso, consiguió instalarse el año pasado en una pensión del barrio de Flores y empezó a cursar Derecho en la Universidad de Flores, gracias a una beca.

Pero entre sus sueños apareció la pesadilla de todos. El coronavirus congeló su aventura y lo volvió a poner en el lugar que tanto conoce y por el que quiere rebelarse: el de la vulnerabilidad. Pidió ayuda desde Misión Chaqueña, donde está ahora pasando este momento junto a sus padres y dos hermanos. Pidió trabajo para poder seguir estudiando. ¡Y volvió a relatar las penurias de la gente de su comunidad.

Y ahí apareció Santiago Maratea, el instagramer que  les contó a sus más de 737 mil seguidores la historia de Omar. Apeló a la solidaridad. Y pasó lo que suele parar en tiempos de quiebre.

“@omargutierrez es la primera persona de su familia y comunidad que viaja a Buenos Aires a estudiar abogacía para defender los derechos de su gente”, les comentó Santiago a sus seguidores. Habló de su lucha y de la de su pueblo. “Me llamó para pedirme trabajo, yo tengo algunas ideas, pero por esto del Covid es urgente”, siguió.

“Hagamos corta, pasemos plata a su cuenta. No se si es legal o ilegal hacer esto, pero desde la lógica humana hay que resolver rápido porque esta gente no tiene para comer”, agregó.

“Es muy injusto todo lo que tiene que hacer para tener una vida normal y tranquila”, reflexionó el instagramer, quien publicó en las redes sociales el número de cuenta de Omar.

Y añadió: “Cualquier persona que se sume a ayudar se merece un aplauso porque está cumpliendo el rol del Estado. Si nos juntamos seguro podemos generar un impacto”.

La respuesta fue tremenda: al día siguiente, en la cuenta de Omar ya había depositados 300 mil pesos. Y los días que vinieron aportaron otros 500 mil.

Martín de Dios es una de las personas que le tendió una mano a Omar. “Lo conocí cuando viajé cuando viajé a su comunidad con el colegio Florida Day School. Y me sorprendió de entrada. Tiene mucha ambición y perseverancia. Vino por primera primera vez con su papá y su hermano a Buenos Aires y a través de la ONG Lewet Wichi que formamos con los compañeros del colegio comenzamos a ayudarlo”, contó en diálogo con Maratea en radio Vorterix.

“Mi mamá me enseñó que hay que seguir los sueños, que no hay que abandonar. Si me fui ahora no puedo volver con las manos vacías. Mis papás en unos años más no van a poder trabajar más y ellos tienen fe en mí. Yo espero poder tener un trabajo para poder mantenerlos”, recordó Omar en una entrevista con La Nación.

En eso está Omar, que ahora encontró en la solidaridad de la gente otro empujón más para sus sueños.

 
Fuente: Clarín

Te puede interesar

-