- - -

Le quitó el arma a un alumno, lo abrazó y evitó una masacre

Ocurrió en una escuela de Oregón, Estados Unidos. Un estudiante tenía una escopeta en la mano y el profesor de educación física no dudó en actuar
ARCHI_584553

Un profesor de educación física fue reconocido por su actitud heroica cuando le quitó el arma a un estudiante, lo abrazó y así evitó una masacre en una escuela de Oregón, Estados Unidos.

El hecho tuvo lugar en mayo pasado y generó un gran revuelo en el país norteamericano, pero las imágenes de las cámaras de seguridad de la escuela se conocieron en las últimas horas y pusieron el foco nuevamente en el episodio.

En el video se puede ver como un chico de 19 años, que fue identificado como Ángel Granados-Díaz, es abrazado por el docente que le había quitado previamente una escopeta. Ocurrió en la secundaria Parkrose.

Fue así que le pasó el arma a otro integrante del personal de la institución y abrazó de manera emotiva al joven hasta el arribo de la Policía.



 
 
 

Un profesor de educación física fue reconocido por su actitud heroica cuando le quitó el arma a un estudiante, lo abrazó y así evitó una masacre en una escuela de Oregón, Estados Unidos.

El hecho tuvo lugar en mayo pasado y generó un gran revuelo en el país norteamericano, pero las imágenes de las cámaras de seguridad de la escuela se conocieron en las últimas horas y pusieron el foco nuevamente en el episodio.

En el video se puede ver como un chico de 19 años, que fue identificado como Ángel Granados-Díaz, es abrazado por el docente que le había quitado previamente una escopeta. Ocurrió en la secundaria Parkrose.

Fue así que le pasó el arma a otro integrante del personal de la institución y abrazó de manera emotiva al joven hasta el arribo de la Policía.

 

El maestro, el ex futbolista americano Keanon Lowe, fue ampliamente reconocido por su actuación desde la institución y desde las fuerzas de seguridad.

“Este fue el mejor escenario para este tipo de casos. Los miembros del personal de todas las fuerzas hicieron un trabajo excelente”, dijo el sargento Brad Yakots de la Policía de Portland a ABC News.

El joven sufrió aparentemente una crisis nerviosa mental y se declaró culpable de un cargo de posesión ilícita de un arma de fuego en un edificio público y otro de posesión ilícita de un arma de fuego cargada en público. Lo condenaron a tres años de libertad condicional.

“Llegamos a una situación en que éramos sólo yo y ese estudiante. Fue un momento muy emotivo. Fue emocionante para él y fue emocionante para mí. En ese instante, sentí compasión por él. Muchas veces, especialmente cuando eres joven, no te das cuenta de lo que haces hasta que termina”, había descripto el maestro sobre el episodio.

Te puede interesar

-