- - -

El dólar rozó los $60 y los súper ya tienen subas de más del 15%

Los grandes proveedores aceleraron el traslado de la devaluación a los precios.Hoy, antes de la apertura de los mercados, Macri anunciará un paquete de medidas
1565760579705

Como era de esperar, el primero y más rápido impacto de la sorpresiva devaluación del lunes se notará en los supermercados: los grandes proveedores apuraron el traslado de esa diferencia a los precios y, de ese modo, en las góndolas ya se empezaron a ver ayer los nuevos valores con subas de entre el 15 y el 25 por ciento en bienes de consumo masivo, como alimentos y artículos de limpieza.

Los aumentos son más fuertes en commodities atados al dólar, como aceites y harinas, dos de los ítems que más subieron durante la corrida cambiaria de 2018.

Pero también llegan a otros productos con componentes importados en sus estructuras de costos, como los artículos de limpieza. Estos tienen químicos y envases (plásticos, aluminio) en los que el precio del dólar impacta.

Según una fuente de la industria alimenticia, las compañías enviaron listas con aumentos de 15 por ciento promedio.

Fuentes del supermercadismo consultadas sostuvieron que las subas arrancan en 10 por ciento y que no son definitivas. Por un lado, porque los proveedores podrían volver a remarcar los precios si el dólar no se estabiliza. Pero por otro, porque todavía no fueron aceptadas por las tiendas de consumo masivo.

Las grandes empresas con espaldas para negociar con los proveedores y convalidar la suba de precios consideran que el aumento del producto está justificado por la suba del costo o porque está atado a un commodity dolarizado, lo trasladarán a las góndolas. El caso opuesto es el rechazo: "Si no aceptamos el precio, faltará el producto en la góndola", explicaron en el supermercadismo.

Precios esenciales

El mismo lunes las empresas que participan del programa Precios Cuidados anticipaban que, con un salto del dólar de más del 20% como el registrado en los últimos dos días, los aumentos eran inevitables. Los ejecutivos comenzaron a pedir reuniones en la Secretaría de Comercio para hablar de tan perentorio asunto. Para congelar esos 64 productos hasta noviembre, las compañías habían pactado de palabra un tipo de cambio que, como mucho, llegara a 56 pesos. Como sucedió hace exactamente un año, la brusca devaluación que se produjo tras el resultado electoral (el dólar saltó de $46 a $60) generará importantes movimientos de precios debido a la alta incidencia que tiene la divisa en los costos de producción de los alimentos. Fuentes de varias empresas de consumo masivo aseguraron que durante el día de hoy estarán enviando a sus clientes listas de precios con subas promedio de hasta 15 por ciento.

Esta nueva escalada se producirá en momentos en que el Gobierno estaba intentando reducir la inflación, que claramente volverá a dispararse en agosto. Además de las nuevas listas, que ya están encaminadas con el altísimo riesgo de que el consumo profundice su contracción, los empresarios alimenticios tienen otra preocupación: el programa Precios Esenciales que acordaron con el Gobierno en abril y que consiste en mantener fijos los precios de 64 artículos hasta noviembre. ¿Seguirá el plan o será renegociado en las próximas horas para que pueda continuar sin que existan problemas de desabastecimiento?

Por lo pronto, fuentes del supermercadismo afirmaron que "la firma Morixe ya avisó que no podrá cumplir con las entregas de los productos que tiene en el programa (harina común y leudante, rebozador, pan rallado y polenta)", por lo que las cadenas deberán suplir con otros productos la góndola para evitar multas.

"Es una locura que nos obliguen a mantener esos precios. Todavía no hay una negociación abierta, pero nos vamos a reunir en los próximos días seguramente", dijo una fuente de una de las alimenticias más grandes. El dueño de Maxiconsumo, Víctor Fera, aseguró que "los precios de los productos masivos van a subir 14% como mínimo. Es terrible. Los productos por lo general suben un 5% menos que el dólar, va a haber suba de precios, pero no desabastecimiento", intentó tranquilizar el empresario, aunque se mostró realmente "preocupado por la situación".

 

Te puede interesar

-