- - -

Por la "guerra comercial", ingresaría al país más ropa china

Reacción industrial por desvíos de importación
1565269782026

En una de las primeras repercusiones nacionales, la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI) salió ayer a manifestar la "preocupación en el sector por la guerra comercial entre China y Estados Unidos", al evaluar que la disputa traerá desvíos de mercadería china a la Argentina.

Tanto la decisión de China de devaluar su moneda como la suba de aranceles a las importaciones establecida por Estados Unidos, "ambas medidas pueden tener impactos negativos para la fabricación de ropa en Argentina", puntualiza la entidad en un informe publicado por BAE Negocios.
En primer lugar, el freno a la entrada de producción china en Estados Unidos "puede provocar desvíos de comercio hacia otros destinos, lo que podría significar para nuestro país el ingreso de prendas a precio de liquidación". "Adicionalmente, la devaluación del Yuan significa un abaratamiento adicional de la mercadería asiática", indica el documento.
En efecto, el tipo de cambio real con China prácticamente no se modificó en julio comparado con julio de 2018, a pesar de la fuerte devaluación que sufrió el peso argentino en ese período. "Sin embargo, el Gobierno tiene en sus manos la llave para evitar perjuicios para la producción doméstica. Bastaría con implementar una activa política de administración del comercio exterior, similar a la que existe en la actualidad en Estados Unidos y varios países europeos", solicitó la CIAI, a contramano de la falta de proteccionismo que muestra el Ejecutivo.

Crisis en el sector textil-indumentaria
El recrudecimiento de la situación internacional se enmarca en el difícil contexto económico que viene atravesando la cadena de valor textil-indumentaria. Desde el segundo trimestre del 2016, la producción de ropa en Argentina sufre una caída ininterrumpida, según estadísticas del Indec. En junio último, las cantidades fabricadas fueron 12% inferiores a las de junio de 2018. Este fenómeno también fue acompañado por una caída de 18,5% de la producción textil doméstica.
La incesante caída en la producción nacional de ropa trajo aparejada la pérdida de empleos asalariados registrados en la seguridad social. Las últimas estadísticas publicadas por el Ministerio de Producción y Trabajo muestran la pérdida de 5.152 empleos en el sector entre el cuarto trimestre de 2017 y el cuarto trimestre de 2018, lo que representó una caída del 11,8%.

Durante el último trimestre de 2018, el sector de confección de prendas de vestir generó 38.610 empleos asalariados registrados, una cifra 21,7% inferior a los 49.339 del último trimestre de 2015. La pérdida de empleos en los últimos tres años fue de 10.729, según el ministerio.
La dinámica de contracción de la producción y del empleo en el sector se explica principalmente por la reducción en el consumo. La Came informó que las ventas de indumentaria en comercios minoristas cayeron 6,1% en julio respecto al mismo mes del año anterior. Comparado con junio, las ventas se recuperaron por el efecto estacional del aguinaldo y por el relanzamiento del programa Ahora 12.

Fuente: BAE Negocios

Te puede interesar

-