Google Analytics Alternative

Mataron a un preso e hirieron a otro en la cárcel

Policiales 17 de agosto
Jorge Tello, de 31 años, fue atacado a puñaladas en el pabellón con otro reo, de 32 años, fue herido con un arma blanca ayer, en la cancha. #Salta #Cárcel #Penal #VillaLasRosas #Mataron #Preso #Herido #ArmaBlanca

1502929959999

Un preso fue asesinado y otro resultó herido en dos grescas diferentes ocurridas en el penal de Villa Las Rosas.

El martes por la tarde hubo una pelea, por motivos que todavía no salieron a la luz, en el pabellón C. Allí se encontraba Jorge Exequiel Tello, de 31 años y quien cumplía una condena por una causa unificada de 15 años de prisión por homicidio, robo y hurto. El reo fue herido con un arma blanca y falleció después en el hospital San Bernardo.

"A mi hijo lo apuñalaron a las 19 y a mí me avisaron a las 10 de la noche. Vino un guardiacárcel a mi casa y me dijo que mi hijo estaba en la morgue, que tenía que retirar el cuerpo. Lo habían apuñalado. Yo le reclamé por qué no me avisaron antes", manifestó entre lágrimas María Rosa Ríos, madre de Tello.

"Compañeros me contaron que a él lo agarraron entre tres presos, a puñaladas y que lo tiraron en una celda solo. Pasó una hora hasta que fueron los guardiacárceles a hacer el recuento y lo encontraron", añadió.

"Nosotros ahora pedimos que nos exhiban las filmaciones de las cámaras porque ahí debían estar los guardiacárceles controlando que no haya disturbios y no había nadie", recalcó la mujer.

El Ministerio Público Fiscal informó ayer que Jesús Francisco Guantay, interno del mismo pabellón, se encuentra sindicado como el autor de la herida que le causó la muerte a Tello.

El sujeto llevaba cumplidos 11 meses de una condena de un año y tres meses de prisión por delitos vinculado con drogas.

El caso es investigado por el fiscal Pablo Paz, de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, quien dispuso la preservación de la escena del crimen y aguardaba el resultado de la autopsia practicada en la morgue judicial. Peritos del CIF levantaron rastros en el penal. En tanto, se ordenó el traslado del acusado a la Unidad de Graves Atentados contra las Personas para ser sometido a la audiencia de imputación y declaración indagatoria era inminente.

"La atención fue inmediata"

Al ser consultado por el hecho, Juan Alberto Daza, director general del Servicio Penitenciario de Salta, explicó: "Se suscitó el martes, en horas de la tarde, a las 19.30. Tomamos conocimiento de un incidente en el cual resultó lesionado el interno Tello, por lo que se lo trasladó de manera urgente al Departamento Sanidad del penal en el que recibió la primera atención. Ante la gravedad de la situación se lo derivó al hospital San Bernardo. Se realizaron todas las maniobras para salvar la vida pero a las 20.15 nos informaron que lamentablemente había fallecido. Presentaba heridas de arma blanca. No se sabe con qué elemento fueron provocadas. Inmediatamente pusimos en conocimiento al fiscal penal".

Sobre los motivos del incidente y la versión de los familiares de Tello que indica que hubo una demora de una hora desde el ataque hasta el descubrimiento por parte de guardiacárceles, Daza manifestó: "No están establecidos los motivos del hecho aunque no tenemos antecedentes de cuestiones similares. El suceso ocurrió durante el horario de recreación. De acuerdo al informe del encargado del pabellón, los mismos compañeros lo ayudaron a salir a Tello, lo retiraron y el personal intervino de inmediato. En las horas de recreación están presentes los jefes de pabellones, quienes inmediatamente tomaron conocimiento".

Ayer por la mañana se produjo otra refriega, también en el horario de recreación, que tuvo como resultado otro interno, de 32 años, herido de arma blanca. Hubo un incidente en el sector de la cancha. Intervino el personal y se brindó atención desde Sanidad. Por prevención se trasladó al interno al hospital San Bernardo.

Pena

Jorge Tello había ingresado al penal en 2005 tras ser sentenciado a 15 años de prisión por el homicidio de su hijo, un bebé de seis meses. La causa fue unificada con otras de robo y hurto. El reo llevaba cumplidos 12 años de la pena impuesta.

"Mi hijo no mató a su bebé. Fue un accidente. La esposa de él se quería ir a bailar con sus amigas para el día del padre y mi hijo no quería que vaya, entonces forcejearon y el chiquito cayó de cabeza al suelo. Yo lo llevé a la salita y al otro día tuvo un paro cardíaco por el golpe", explicó Ríos.

"Nunca quiso hacerle daño a la criatura, simplemente no quería que ella saliera al baile y lo voltearon accidentalmente. Él no era un "matachicos' como varios le decían. Luego el rehizo su vida junto a otra mujer y tiene tres hijos", contó.

Denuncias por “El Chancho”

“Hace seis años hice varias denuncias a la penitenciaría por los malos tratos y golpes a mi hijo. Cada vez que yo iba a visitarlo aparecía con la pierna, las costillas quebradas, sin los tres dientes. Sus compañeros me contaban que los guardiacárceles lo golpeaban con cachiporras y castigaban. Sufría persecución. Estuvo 12 años en el pabellón C y nunca le dieron la oportunidad de cambiarlo a otro. Mi hijo limpiaba, era fajinero y panadero. Yo hablé con distintos jefes y nadie me escuchaba. Hace poco fui a visitar a mi hijo y me dijo que no vaya a la prensa, que no haga más denuncias porque él sufría más adentro y que lo habían amenazado con mandarlo al norte donde no iba a ver más a su familia”, aseguró María Rosa Ríos, madre del preso asesinado.
“El martes por la noche quise ver el cuerpo pero nadie me atendió la puerta de la cárcel. Gente del CIF me indicó que el cuerpo estaba en la morgue judicial. Yo quería verlo antes de la autopsia pero el fiscal me explicó que solo podía ver fotos”, dijo la mujer. 
“Hay muchos chicos que son arrojados al ‘Chancho’ en el pabellón M, la celda de castigo. A mi hijo lo encerraban desnudo. Lo hacían dormir en el suelo. En ese lugar hay un inodoro lleno de materia fecal y ellos deben aguantar el olor. Hay presos que sufren persecución, otros que están olvidados. Derechos Humanos no se hace cargo. Yo quise poner una denuncia ahí pero no me la tomaron”, finalizó la mujer, quien aguardaba la entrega del cuerpo de su hijo para iniciar el velatorio en su vivienda, en el barrio Convivencia, y luego darle sepultura en el cementerio de la Santa Cruz. 

Te puede interesar