Google Analytics Alternative

"No es nada gracioso estar enjaulado"

Policiales 13 de agosto
Zalazar dijo que recibió buen trato durante su privación de la libertad por una causa armada. #Droga #Narcotrafico #Narcofrontera #Enjaulado #PrivaciónDeLaLibertad

1502590921179

"Aunque el trato de los detenidos y de las autoridades y gente del servicio penitenciario fue llevadero, no es gracioso estar enjaulado.

Y más cuando se es inocente.

Yo tuve que probar. Fue rápidamente probado. El Estado reconoció el error.

La investigación es más seria de lo que parece.

El punto es de quién es la cocaína. ¿Será pública?", se preguntó.

Dante Zalazar pasó de denunciador a acusado en apenas nueve días. Dante Roberto Zalazar fue detenido un viernes por Gendarmería Nacional con 26 kilos de cocaína.

La sorpresa eran sus antecedentes. El 29 de diciembre había denunciado a la Justicia Federal de Orán por supuesta connivencia con el contrabando, el narcotráfico y la trata en el norte de Salta.

Zalazar, de 56 años, fue detenido cuando cruzaba el puente General Belgrano, que une las ciudades de Resistencia (Chaco) y Corrientes.

Efectivos de Gendarmería, que realizan controles, detuvieron la camioneta Ford Ranger que conducía Zalazar y le pidieron la documentación del rodado.

Al revisar los papeles, los efectivos constataron que la camioneta estaba identificada como de Vialidad Nacional. Sin embargo, la patente no coincidía con los datos que surgieron del entrecruzamiento con la base de datos que posee Gendarmería en los puestos de control.

Esto hizo sospechar a los efectivos que podían estar frente a un ilícito, por lo que requisaron minuciosamente la camioneta.

En la parte trasera vieron una caja de grandes dimensiones donde había herramientas y, tras retirarlas, descubrieron dos mochilas que contenían 26 paquetes con una sustancia blanquecina.

La prueba de narcotest mostró que se trataba de 26 kilogramos de cocaína de máxima pureza, que el conductor había transportado desde Orán.

Zalazar, por disposición de la jueza federal de Resistencia, Zunilda Niremperger, quedó detenido y la droga fue secuestrada.

Castigo

Zalazar había realizado durante el año pasado dos graves denuncias en las que daba cuenta de cierta connivencia de organismos oficiales como las Aduanas y la Justicia Federal de Orán con bandas involucradas en graves delitos federales como el narcotráfico, el contrabando, la trata de personas y hasta incluía el tráfico de armas.

Su primera denuncia penal y pública la hizo a fines de julio de 2016, cuando sostuvo que existía una "aduana paralela" en Aguas Blancas, hecho por el cual acusaba a miembros de la Aduana de esa localidad. Como pruebas presentó una serie de fotografías tomadas en diversas ocasiones sobre la supuesta "aduana paralela", que -sostuvo- funcionaba a la misma hora y con los mismos regímenes que la Aduana administrada por el Estado.

Cinco meses después apuntó sus críticas a la Justicia Federal de Orán, tanto al juez subrogante Gustavo Montoya como al fiscal. Fundamentó sus acusaciones en el incremento del narcotráfico, el contrabando de mercancías a toda hora y en gran escala, y el ingreso de personas indocumentadas al país.

Algunos de sus datos ya se confirmaron

Asegura que le pusieron la droga para que muera en la ruta. 

“Un poderoso narco murió en un enfrentamiento armado”, ese era el título si a mí me agarraban los dueños de la cocaína que me pusieron en Orán en mi camioneta.

Si es que la cocaína tenía dueño, porque si la misma es pública ya no sé qué pensar.

Si el juez federal Raúl Reynoso es culpable de algo es una niña de liceo a la par de esto que se vive ahora. 

No tengo respuesta para esto pero la realidad te lo puede contestar.

Pero nada, ya ve, nada de nada se hace.

Hoy estoy dando nota.

Yo denuncié que desde Orán salía por tierra una tonelada de cocaína y eso lo sé yo, lo saben los jueces, lo saben los periodistas pero nadie hace nada al respecto”. 

Al ser consultado sobre su profesión y su afición a los temas de frontera Zalazar dijo ser mecánico vial y que trabajó en la zona durante años.

El aumento del narcotráfico a escalas siderales y los daños que le ocasionan a la sociedad, sumado a la infiltración de todos los sectores de la República, lo llevaron a investigar en la zona de Orán y sus conclusiones, datos, aportes de cómo, cuándo y por qué se los hizo llegar a la Justicia, pero que la misma desestimó, desestima y persiste en esa tesitura hasta el día de hoy.

“Un día no tuve más remedio, cansado de denunciar y de que no se haga nada, denuncié al mismísimo juez subrogante y ya ve.

No pasó ni una semana que ya estaba durmiendo en un calabozo. 

Por eso volví con mi verdad y esta vez no tiene más opciones es sí o no”.

Te puede interesar