Google Analytics Alternative

Marcial, un enorme campeón de la vida

Sociedad 11 de agosto
Es ciego, pero eso no le impidió tener dos títulos profesionales y ser un destacado deportista. Quiere ser concejal. #Salta #CampeónDeLaVida #Marcial #Ciego #Deportista #DosTítulosProfesionales

1502423975599

Campeón nacional de Judo, exintegrante del seleccionado argentino de fútbol Los Murciélagos, licenciado en Kinesiología y por sobre todas las cosas buena persona.

Tan preciados antecedentes pertenecen a Marcial Coria, un joven de 27 años, ciego de nacimiento, que superó todos los obstáculos en su vida para llegar a la meta.

Ahora se propone ser concejal y camina junto a su gente por las calles de Rosario de Lerma. Trabaja en la Biblioteca Provincial, en Salta, y es uno de los pocos candidatos que no hizo uso de licencia para participar en las elecciones legislativas.

"Quiero trabajar por el deporte y la discapacidad. Toda mi vida he luchado por salir adelante. Pretendo transmitir el desafío a pesar de las vicisitudes. Mi discapacidad nunca me impidió conseguir mis metas", le contó Marcial.

En su barrio, el Islas Malvinas, Coria sale con los vecinos a caminar las calles. Debaten y proponen. Él escucha atentamente. Cuando habla, los demás prestan atención a sus palabras. Tiene el carisma y el don de líder. Nunca emite una frase negativa.

"Vengo de condiciones humildes y no tengo vergenza en decirlo. Mis necesidades y la falta de visión no me han impedido trabajar y estudiar. Todo lo contrario, han sido el motivo para perseverar. Pretendo que la gente sepa valorar lo poco que tiene y que puede mejorar su vida si se lo propone. Es difícil, pero no imposible", acotó.

Marcial es el segundo de cuatro hermanos. No conoció a su papá. Su madre cumplió ambos roles. Nació en Las Cuevas, a unos 120 kilómetros, y cuando tenía 10 años llegó con su familia a esta ciudad. Mientras su mamá trabajaba en Salta, Marcial, que había nacido con glaucoma, aprendía Braille.

Todas carreras brillantes

"A los 11 años comencé la primaria y en tres años completé los estudios. Transcribía los apuntes en una pizarra Braille. En pocos años rendí todas las materias y aprobé la primaria. Luego me inscribí en el secundario y compartí aulas con chicos normales".

Entre risas y anécdotas, el joven Coria dice que siempre tuvo dificultades, pero se las ingeniaba para superarlas.

"Estudiaba y entrenaba. Jugué la Copa América en los Juegos Paralímpicos con Los Murciélagos y después comencé a practicar judo y llegué a campeón Argentino. Cuando me propuse algo lo logré. No es vanidad, es solamente esfuerzo".

Se recibió de técnico en Bibliotecología y el año pasado egresó de la Universidad de Tucumán como kinesiólogo.

"Hay muchas cosas por hacer por los jóvenes. Además del deporte, debemos brindarles contención. No es fácil. Pero entiendo de sacrificios y esfuerzos. Debo contagiar las ganas de vivir", dijo.

Te puede interesar