Google Analytics Alternative

En el primer día, no hubo carreros en las calles de Salta

Locales 06/08/2017
Si bien fue sábado, se cumplió con la fecha límite para la reconversión. Muchos estuvieron en el comienzo de las capacitaciones en el Centro Cívico Municipal. #Salta #Carreros #FinDeTracciónASangre #Reconversión #GustavoSáenz

1501994245334

La ciudad de Salta amaneció sin carreros. Los últimos se fueron acercando al Centro Cívico Municipal, en donde comenzaron de lleno las capacitaciones teórico prácticas para el manejo y conducción de los motocarros.

En el playón del CCM estuvo personal de la Dirección de Tránsito mostrando, enseñando y dando los primeros pasos en la denominada reconversión de los carreros.

De a cinco fueron pasando mientras agentes como Ricardo Nina, entre otros, estuvieron dando las primeras nociones de manejo. Desde la importancia del casco hasta las características técnicas del rodado.

El contenido de las charlas que se brindan a los carreros tienen como propósito concientizarlos como futuros usuarios de la vía pública y como conductores de los rodados de carga.

En ese contexto, los trabajadores reciben nociones básicas de formación ética y ciudadana; conocimientos sobre Ley Nacional de Tránsito; definición de vía pública; normas a tener en cuenta por el conductor; señales viales (concepto, tipo, formas); seguridad activa y pasiva; condiciones de seguridad y primeros auxilios.

Una vez terminada la capacitación y aprobado el examen final, se les entregará el carné de conducir y la motocarga, previa firma de contrato.

"Son vehículos de 200 cc de cilindrada, con capacidad para cagar hasta 850 kilos", dijo el subsecretario de Patrimonio y Servicios Generales de la Municipalidad, Roberto Nellessen, presente en la movida del intendente Gustavo Sáenz, quien dispuso como fecha límite el 4 de agosto para el fin de la presencia de carros en las calles.

Todo estuvo más tranquilo y relajado, aunque seguía la presencia de personal de Policía de la Provincia apostado con armas largas en la puerta del CCM.

"Las órdenes para la Policía vienen del Ejecutivo provincial", dijo un encargado de seguridad municipal, advirtiendo la impactante imagen de niños frente a hombres armados.

En el playón ya estaban los más de 150 carros que voluntariamente fueron dejando para avanzar en la utilización del motocarro para el trabajo.

El flamante cementerio de carros impresiona. Aun quedó una gorra y el cartel de "Trabajar en carro no es delito", la madera vieja con los colores de Boca de Humberto Betancourt, los techos de lona Pelopincho, los cables, los carteles de precios y las tablas dobladas del uso. Las botellas descartables que se resisten y las ruedas de Peugeot 404, Renault 12, estanciera o Rastrojera. Los frenos de hierro, los tientos y los rastros de la exigencia animal. Allí estaba Rubén Estrada.

"Acá nos dijeron que nos van a dar el teórico recién para el próximo sábado. El tema es que nosotros no sabemos cómo vamos a conseguir la plata para vivir en estas semanas. Ya venimos desde la anterior sin trabajar y nosotros no tenemos grandes colchones de plata para aguantar tanto sin trabajar. Otra cosa es que cuando andamos por la calle siempre mangueamos algo y ahora no tenemos nada", dijo Estrada, mientras registraba si todo estaba tal como lo dejó en su carro.

En los barrios el paisaje cambió y los carros desaparecieron como por arte de magia. La gran presencia policial en las zonas del sudeste y del este contribuyeron a que los trabajadores no salieran ayer.

En el Cofruthos tampoco hubo presencia carrera y por ahora se debe decir que la fecha límite se cumplió.

Para Flores, fueron “un eslabón”

El dirigente señaló que se alejó del movimiento carrero por una cuestión de ética. 

Para el precandidato a senador y exdirigente Fredy Flores Núñez, “los carreros fueron un eslabón”.

En la estrategia política quizá su mención fue equivocada. El secretario de Gobierno, Luis García Salado, y algún madrugador conductor de televisión lo nombraron como el promotor de la represión a los trabajadores en la jornada de viernes.

El Tribuno le consultó y el precandidato expuso su “coartada”.

“Yo le digo a toda la opinión pública que por una cuestión de ética me fui del movimiento carrero. Hay ahora una dirigente y por una decisión política dejé de lado la lucha carrera de mi postulación a concejal. Por otro lado, la gente debe saber que hay un dirigente porteño llamado Rodrigo García que lo único que quería es que haya un muerto”, dijo el exdirigente.

“Yo soy respetuoso de las decisiones que se toman en las asambleas y si los trabajadores decidieron reconvertirse como dice el intendente (Gustavo) Sáenz, no tengo nada que decir. Lo único que pienso es que esta reconversión se debe analizar a los 4 meses”, dijo Flores. Hace mención a los meses de trabajo carrero. Puso en duda la carga de los 850 kilos y dijo que los vehículos no aguantarán en el tiempo y que la compra de repuestos será un condicionante fuerte.

Sobre las declaraciones de García Salado dijo que “me quieren dar por cualquier lado ya que soy un candidato fuerte. Si llego al Concejo Deliberante (de Salta) voy a ser la pesadilla del Ejecutivo. Él lo sabe y por eso dice cualquier cosa. Todos sabemos que soy incorruptible y que voy a ser un peligroso concejal. Yo ahora estoy en esa carrera y la lucha de la Agrupación de Carreros de Salta fue solo un eslabón en mi carrera. Lo digo porque estoy convencido de que fue así”, concluyó el dirigente.

Te puede interesar