Google Analytics Alternative

El comercio puerta a puerta no preocupa al empresariado

Sociedad 06/08/2017
A un año de su implementación, son los usuarios los que mayores quejas reportan por lo engorroso del sistema y errores en los envíos. #ComprasOnline #Comercio #PuertaAPuerta #Empresario

1501977489252

Con alivio para la mediana empresa local, a un año de que se habilitaran las ventas “puerta a puerta” desde el exterior, estas no representan una gran amenaza para el comercio. 

“Cuando salió esta normativa nosotros estábamos con muchas precauciones y temor de que esto pudiera generar una avalancha importante de importaciones. A un año, no hemos notado que eso se haya producido. Tampoco notamos quejas al respecto ni de los comercios ni de las cámaras afiliadas a la CAME -Confederación Argentina de la Mediana Empresa-” indicó el vocero de esta entidad, Pedro Cascales a El Tribuno. 

Todo lo contrario, consideran más grave el efecto que causa en el comercio argentino las compras en países vecinos. “Hemos notado más compras por países limítrofes que lo que se vendió por este sistema en sitios online”, señaló Cascales y apuntó contra los costos de los envíos y lo engorroso del sistema. 

“Al final, con este sistema terminás pagando un flete y es más caro que si uno va y compra en un comercio, sobre todo en productos de bajo valor unitario. Estimo que por eso más la dificultad del manejo de las plataformas online no haya sido tan importante el ingreso de estas mercaderías”, remarcó. 

Compras que quedan en la nada

Los usuarios coinciden en estas desventajas, si bien destacan que la diferencia de precios en varios productos -sobre todo en rubros como electrónica o juguetería- todavía es un valor agregado además de que se consiguen objetos que no existen en el mercado local. 

Pero la mayor queja de los que utilizaron este sistema vigente desde el 26 de agosto del año pasado está en la entrega del paquete, ya sea que vaya a llegar al domicilio de uno o deba retirarse en la sucursal del correo, algo que depende del costo y peso del producto. 

Lo que sucede es que, aunque hay experiencias satisfactorias, son miles las quejas de que pueden pasar meses sin saber del destino de un producto. 
“Hace cuatro meses que hice un pedido por la página china de Banggod y el producto llegó a Argentina pero fue devuelto supuestamente porque el dueño nunca fue a retirarlo pero yo fui decenas de veces y en Aduana me dijeron que el paquete no estaba”, contó un informático salteño que prefirió no identificarse. 

El mismo usuario ya hizo otras compras por los repuestos que constantemente necesita en su trabajo pero en su experiencia, de diez adquisiciones solo llegan cinco. 
Otro conocedor del tema especificó que la mayor parte de los compradores “va a morir a la Aduana”, donde quienes tienen que retirar paquetes primero hacen una fila desde temprano, luego le dan un número de atención y después hay que esperar hasta un máximo de siete horas. 

Allí el personal aduanero abre los paquetes en presencia de los compradores para controlar que no se infrinjan normas como la que determina que los productos no son para comercializarse. Pero claro, los límites también acá son difusos y las frustraciones se repiten. 

Fue el caso por ejemplo de un fisicoculturista salteño que compraba suplementos proteicos para consumo personal pero a la quinta vez le limitaron la compra porque determinaron que los adquiría para revender. 
Un proceso nada sencillo

Por otro lado, si ya para la compra on line hay un público bastante excluido por un tema de edades o porque deba contarse con una tarjeta de crédito internacional, aquel que emprenda la misión de comprar en el exterior debe armarse de paciencia para cumplir con los requisitos de la AFIP. 

Estos exigen que aunque se haga una compra de dos dólares se registre en la web de la AFIP antes y después de recibido el producto. 

En definitiva, la gran mayoría todavía opta por el comercio tradicional o... según las posibilidades, por las compras en el extranjero o, especialmente, en países limítrofes. 

Amazon Europa limitó el tope para las compras de Argentina

Determinó que ya no enviará productos que superen los 650 euros. 

Como todo lo bueno dura poco, el boom de compras especialmente de laptops vía Amazon Europa esta semana tuvo un parate. Lo que sucede es que en el último semestre, productos electrónicos tenían un precio más que accesible si se utilizaba el servicio de envío internacional de Amazon. 

Lo que hacía la empresa era que se encargaba de cobrar los derechos de importación pero hacía un cálculo estimativo por los costos extras. El excedente en esas compras era absorbido por la misma Amazon que, seguramente al ver que se duplicaron los pedidos bajaron el límite de 1000 dólares (aprox. 842 euros) que establece la AFIP a 650 euros. 

Todo era en el marco de las normas de la AFIP pero con ese detalle los compradores se podían ahorra hasta el 30% del valor de un producto. 

Lo que amargó más a los compradores es que el actual tope incluye los gastos de envío e impuestos. Es decir que el precio original de lo que uno vaya a comprar en el sitio debe estar por debajo de los 400 euros aproximadamente. 

Te puede interesar