Google Analytics Alternative

San Alfonso clama por cloacas y pavimento

Locales 17/07/2017
El barrio del sudeste está atestado de aguas servidas, basura y polvo en sus calles. Afirman que afecta a la salud de sus vecinos. #Salta #Barrio #SanAlfonso #Cloacas #Pavimento #Salud #Vecinos

1500250663926

En el barrio San Alfonso existe un combo ambiental que afecta la salud integral de todos sus vecinos, especialmente de los más chicos.

Por la calle Nepal, casi esquina Guillermo Velarde Mors, nace como de un manantial el rastro constante de aguas servidas que cruzan el barrio de norte a sur.

La falta de cloacas en uno de los sectores, de escrituras en otro tramo y de mayor iluminación son los principales temas que aquejan a la barriada del sudeste de la capital provincial.

La cloaca a cielo circula libre por las calles India, Irán e Irak y desemboca en la calle Zevi; luego caen crudas al lecho del río Arenales.

Los vecinos aseguran que esta situación ya tiene años de reclamos ante las diferentes versiones de Aguas de Salta.

El barrio, que está pegado a San Ignacio, padece desde hace más de 20 años del servicio de cloacas y eso explica que los desechos pasen por los frentes de las viviendas.

Los chicos no pueden salir a jugar en las veredas por el olor y la contaminación.

Para invierno el hedor es al menos soportable. Los vecinos piden que en esta época se revean las promesas de los políticos para las obras que son necesarias para la vida de las personas.

"Hay muchos casos de asma y enfermedades respiratorias", dijo una de las vecinas de calle Irak.

Como las calles no están asfaltadas, en el invierno seco se vive en una nube de polvo. En verano las lluvias hacen que las aguas servidas suban e ingresen en las casas. Ellos quieren que al menos les hagan un cordón cuneta para las pocas cuadras que integran el barrio.

Para completar el cuadro de contaminación, en la parte final sur del barrio un descampado funciona como vertedero de todo tipo de material, basuras y animales muertos. Todo eso flota para los tiempos de las inundaciones.

Si tenemos en cuenta que allí está la escuela de San Ignacio, deberemos entender las preocupaciones de los vecinos.

Lo último que pidieron a los políticos que siempre llegan en campaña es que algunas de las líneas del Corredor 2 ingresen al barrio. Son solo unas cuadras que les darían algo de bienestar a los que se dirigen al centro, ya que cuando llueve no se puede transitar ni a pie por esas sendas que dicen que son calles.

Hace casi un año, el 27 de julio de 2016, el presidente del Concejo Deliberante, Ricardo Villada, recorrió el barrio junto a los vecinos. El funcionario se refirió entonces a los aportes obtenidos por el intendente Gustavo Sáenz a nivel nacional para solucionar necesidades estructurales de ese barrio similares a las condiciones que presentan Floresta y Bicentenario.

Villada planteó que el Gobierno nacional puso como prioridad de su gestión el otorgamiento de los servicios de agua y cloaca. Ante este panorama, consideró en esa visita que existían muchas posibilidades de hacer la instalación de la red cloacal, sin embargo nada de eso sucedió y los vecinos siguen esperando que se cumplan las promesas vacías.

Te puede interesar