Google Analytics Alternative

Un superclásico dorado en un fiesta total en La Viña

Deportes 16 de julio
El River-Boca de La Costa festejó sus bodas de oro el 9 de Julio con un evento que quedó para el recuerdo. #River-BocaDeLaCosta #BodasDeOro #9DeJulio #Evento #LaViña

1500164917066

La pasión de cuatro amigos por el millonario y el xeneize unió el pasado fin de semana a más de 500 personas, pertenecientes a cuatro generaciones de familias que festejaron los 50 años de una tradición única en el mundo.
“Un encuentro de amistad”, así se bautizó al superclásico que se juega cada 9 de julio en la localidad de La Costa, departamento La Viña, del cual solo pueden participar aquellos que allí residen y sus familiares directos. Una particularidad impuesta por los pioneros de esta movida allá por 1967.
Ni bien finalizó la edición número 49 el año pasado, un grupo de personas puso manos a la obra para que el partido de las bodas de oro sea memorable...y vaya que lo fue.
Desde temprano en La Costa se respiraba el aire festivo de la ocasión y todos pusieron su granito de arena para que esto sea una gran fiesta.
El campo de juego nunca estuvo en mejores condiciones, y este año se instalaron tres mástiles donde flamearon las banderas de los equipos, la salteña y por supuesto la argentina en lo más alto.
Más allá de las emociones vividas en cada uno de los cinco partidos que se jugaron, el momento más emotivo fue la entrada de los superveteranos, quienes ingresaron a la cancha unidos por una larga bandera de Argentina. Luego, se descubrió una plaqueta en honor a los pioneros que dieron vida a esta gran tradición y se cantó el himna nacional por el día de la Independencia.

Gallinas coperas

Fiel al estilo del equipo de Núñez en estos últimos años, los costeños que se pusieron la banda no defraudaron y dieron la nota en las bodas de oro arransando en casi todas las categorías que se jugaron.
Infantiles, Femenino, Veteranos y Primera quedaron en manos de River, ganándole la pulseada a los de Boca que tan solo vencieron en Superveteranos.
Los equipos ganadores levantaron una copa especial por las bodas de oro, pero todos los jugadores recibieron una medalla conmemorativa por haber participado en este único encuentro.
Alegría y diversión al por mayor se vivieron durante los partidos, que transcurrieron con total normalidad y sin la aparición de ningún “panadero” para suspenderlo.

Nacimiento de la tradición

Esta particular forma de festejar la Independencia en el paraje Las Costas nació en el año 1967 en una discusión entre dos lugareños por ver qué equipo era mejor, si Boca o River.
En un bar que había al lado de la capilla del lugar, Savino “Lechuza” Pastrana junto a Luis “Ingeniero” Prieto por el lado de River y Román “Pila” Prieto con Héctor “Chilicote” Tapia por Boca, disparaban sus argumentos para dejar en claro cuál de los dos clubes era el mejor.
Pero lejos de llegar a un acuerdo, dejaron las palabras de lado y acordaron un desafío.
Los hinchas de Boca contra los de River, en un partido que determinaría finalmente al mejor de los dos, pero había una sola condición para aquellos que quieran participar del desafío. Tenían que ser familiares directos. Así, ambos se aseguraron que nadie llevase a ningún “extraño” a disputar el partido, por lo que el asunto quedó solo en familia.
En aquel 9 de julio ganó River por 1 a 0, pero el desafío se mantuvo año tras año y cada vez fue tomando más fuerza hasta que se agregaron los partidos de infantiles y veteranos. Además, en este 2017 regresaron los partidos de fútbol femenino, ya que esta pasión no es solo de hombres y se agregaron los superveteranos, porque para esto tampoco hay edad.

Te puede interesar