Google Analytics Alternative

Jones, con ocho dedos en las manos y siete en los pies asombró en Wimbledon

Deportes 14 de julio
Nació con una anomalía genética que le provocó una malformación, pero ello no le impide competir con buen nivel; radicada en Barcelona y admiradora de Messi, dice: "Mucha gente se burla, no me afecta en lo más mínimo". #Tenis #Wimbledon #Jones #Asombro

1500042827514

Francesca Jones, a simple vista, golpea la pelotita de tenis con la misma fuerza que sus rivales (o, inclusive, más fuerte). Se desplaza y hace equilibro sobre el césped de Wimbledon con firmeza, sin limitaciones. Crispa el puño cada vez que gana un punto. Tiene una personalidad aguerrida. Sin embargo, la tenista junior nacida en Leeds, en el norte de Inglaterra, no es igual que todas sus adversarias. Nació con una irregularidad genética que le provocó una malformación en sus extremidades. "Tengo cuatro dedos en cada mano. Cuatro en el pie izquierdo y tres en el derecho", le dice Jones, con naturalidad, a LA NACION. La británica habla perfectamente en español; desde los diez años vive en Barcelona, la ciudad que eligió para desarrollarse en el deporte.
Displasia Ectodérmica Ectrodactilia, más conocido como CEE, es el síndrome que acompaña a esta fanática del fútbol. "Y de Leo Messi , sobre todo", se apura por aclarar. "Voy mucho al Camp Nou, lo conozco a Luis Enrique y he tenido el placer de conocer y charlar con Messi en un partido de Champions. Me parece muy buena persona. Es un talento increíble. Es el mejor", dice Jones, que esta temporada compitió en singles y dobles junior de Wimbledon.
Cuando tenía cinco años, su padre necesitó hacer un trabajo extra durante el verano y la llevó, junto con sus hermanos, a un club de Leeds, para que estuvieran entretenidos y acompañados. Francesca se unió a un campus de tenis y se enamoró de ese deporte desde el primer momento. Por su malformación en las manos, necesitaba usar raquetas con grips más pequeños de lo normal. Pero su desarrollo en el tenis fue mejorando, tanto que decidió mudarse a Barcelona para intentar perfeccionarse. "En las academias de la ciudad hay un nivel excelente y por eso tomamos la decisión de unirme. Fue acertado", explica en un artículo publicado en La Nación.

Jones debió hacerse varias cirugías en las manos y en los pies durante varias veces en su vida. Hoy, apenas se le rompe la uña del pulgar derecho con frecuencia por la fuerza que debe hacer para sostener y manipular la raqueta. También tuvo que aprender a mantener el equilibrio al jugar al tenis por contar con menos dedos en sus pies. "No quiero decir que es una desventaja, porque no lo siento así. Es una cosa que está puesta enfrente de mí y tengo que saber cómo seguir. Para mí es más una ventaja, porque me motiva, me hace ser más fuerte. Todas las experiencias que tuve me han ayudado a madurar", apunta Jones, muy segura. Y agrega, seria: "Claro que he sentido la discriminación. Mucha gente se burla de mí. Siempre pasan esas cosas, lamentablemente. Pero pobres quienes lo hacen. No me afecta en lo más mínimo. Me motiva mucho".
Jones tiene voz de mando dentro de su grupo de compañeras juniors británicas. Así lo asevera la argentina Lourdes Carlé, que posee un buen vínculo con Jones; de hecho, juntas alcanzaron las semifinales de Roland Garros esta temporada. "Somos de la misma camada. Ella juega pesado de fondo, es una buena sacadora, es completa. En París le pregunté qué le había pasado en las manos y me contó que es algo con lo que nació. Cuando juega no te das cuenta que tiene esa limitación. Es admirable. Es un caso que no se ve nunca. Está dando ventajas y sin embargo no se nota. Ella dice que nada le va a impedir seguir jugando al tenis. En el circuito, la mayoría se lleva bien con ella. Es agradable. Tiene una fuerte personalidad y creo que si no la tuviera le daría un poco de vergüenza jugar o mostrarse", señala Carlé, la jugadora entrenada por el Negro Marcelo Gómez en Tandil. "Mi personalidad ha crecido. Soy una persona libre, me puedes preguntar cualquier cosa y te diré la verdad. Todas las chicas en el tour saben que soy así", aporta Jones.
¿Cuáles son sus sueños como tenista? Jones tiene los pensamientos claros. "Quiero ser lo mejor que puedo ser. Hay que hacer muchas cosas para lograrlo, sí, pero la gente tiene que saber que cada uno se pone su propio límite".

Te puede interesar