Google Analytics Alternative

Trabajadoras del hogar van por la tarifa social

Sociedad 12 de julio
Empleadas de casas piden que se les rebaje el transporte público. #Salta #TarifaSocial #Trabajadoras #Hogar #TransportePúblico

1499829350447

Esgrimiendo como principal argumento que los sueldos de los trabajadores del sector están entre los más precarizados del país y tomando como antecedente que en Buenos Aires, Córdoba, La Rioja y Chaco ya se aplica el beneficio, las empleadas de casas particulares solicitan el boleto con tarifa social para el transporte urbano de pasajeros.

Para ello el viernes pasado se reunieron con el presidente de la Cámara de Diputados, Santiago Godoy, quien se comprometió con ellas a promover e incentivar la iniciativa, poniendo a disposición a los abogados de la Cámara Baja para el análisis del caso.

Además, dijo que pedirá una audiencia con el ministro de Trabajo, Eduardo Costello, para que brinde asesoramiento con el fin de adaptar una propuesta al respecto, de autoría del diputado provincial Lucas Godoy, quien en agosto de 2014 había logrado que la Cámara de Diputados de la Provincia aprobara un proyecto de declaración para que el Ejecutivo amplíe el boleto con abono social de transporte público de pasajeros a los trabajadores de casas particulares.

Para ello, los empleados que quisieran acceder a este beneficio debían exigirles a sus empleadores que los registren como tales.

Ana Díaz (44) formó el grupo de Facebook Empleadas de Casas Particulares Salta Capital para intercambiar información acerca de los derechos y obligaciones que le corresponden al sector a partir de que se promulgara en 2013 la ley 26.844 de régimen especial de contrato de trabajo para el personal de casas particulares. Ella ahora aboga por el retorno del antaño denominado "abono obrero".

"Sabemos que es un gasto para el Gobierno y los contribuyentes, es decir, en este grupo también para nosotras. Todos tenemos alguna persona conocida que trabaja en casas particulares y sabemos que estamos entre la indigencia y la pobreza porque no llegamos a completar 8 mil pesos al mes", señaló. Añadió: "Las chicas trabajan en dos o tres casas por día para completar la jornada y se trasladan en colectivo", por lo que esta erogación constituye directamente "una pérdida" para sus bolsillos.

De acuerdo con el cuadro tarifario urbano vigente, el boleto común vale en hora pico $6,95 y en hora valle $6,30, mientras que el abono social sale $4,20 y $3,80, respectivamente. De esta manera, una trabajadora que debe cumplir tareas de lunes a viernes gasta en hora pico $278 mensuales contra $168 que pagaría de ser beneficiaria de un descuento.

Hace unos días se oficializó que los trabajadores de casas particulares comenzaron desde este mes a cobrar un aumento en sus sueldos -en dos tramos- que finalmente acumulará un 24% a partir de diciembre próximo e impactará en los dos pagos de medio aguinaldo. La quinta categoría, la más común: el personal para tareas generales, tendrá un mínimo por hora de $64,50 y $7.982 mensuales con retiro y, de $69 y $8.875,50 por mes sin retiro.

"Se nota que con este pedido nuestro hemos creado un buen intercambio de opiniones, pero pido a la comunidad que tenga en cuenta que estamos pidiendo algo que está dentro de la ley. Lastimosamente, las chicas en blanco están registradas en la quinta categoría, cuando generalmente deben estar cocinando, mirando con un ojo que el niño haga los deberes escolares y con el otro ojo, que el abuelito no se caiga de la silla", expresó. Agregó que también la severidad con que la sociedad las está juzgando en los medios de comunicación y las redes sociales obedece a una falta de conciencia acerca de la importancia del trabajo que realiza el sector.

"Nosotras entramos a una casa a trabajar y casi es como si lleváramos una doble vida, porque todo lo que pasa en la casa en la que trabajamos nosotras también lo absorbemos, aparte de nuestra casa particular, donde también tenemos que ver los problemas y hacer todas las tareas del hogar", señaló Ana.

Aprovechando el interés de los medios de comunicación Ana detalló qué cuestiones le preocupan. La primera es que algunas trabajadoras permanezcan en negro por el temor de perder la asignación universal por hijo (AUH). Al hacerlo renuncian a un derecho inalienable del trabajador y de cuyas implicancias a largo plazo no son del todo conscientes. "Siempre les decimos a las chicas que las únicas que no pierden la AUH son las empleadas de casas particulares. Justamente en las libretas que en un primer momento se entregaron para ser llenadas se consignaban tres posibles circunstancias: empleo doméstico, ama de casa o desocupada", instruyó Ana.

La segunda es que el puntapié para gozar de un salario en blanco es solicitar la libreta de trabajo en la Secretaría de Trabajo (Bolívar 141).

Te puede interesar