Google Analytics Alternative

Cansados de la inseguridad en la ruta vecinos piden soluciones

Sociedad 12/07/2017
Marcando diferencias con quienes no desean una variante, la gente de a pie exige seguridad.Descreen de las versiones que indican que la ciudad se morirá comercialmente. #Salta #GeneralGüemes #Reclamo #Inseguridad #Ruta

1499820797893

A un mes de la última concentración de propietarios de fincas, solicitando que no se concrete el proyecto de un by pass o autopista de circunvalación sobre la ruta nacional 34, en el tramo que atraviesa la ciudad de General Güemes, muchos vecinos que no dependen de esa vía para su subsistencia, se mostraron preocupados porque deberán continuar soportando los inconvenientes que el tránsito les ocasiona en el normal desarrollo de sus actividades diarias.
Cuando se tomó conocimiento por primera vez de la posibilidad de que se concrete una ruta alternativa a la 34, considerándola como una opción de paso rápido, sin atravesar la ciudad, algunos comerciantes cercanos a la ruta junto a propietarios de fincas salieron a manifestarse en contra de ese proyecto. Los unos alegando que se moriría el comercio en la ciudad y otros alegando que al expropiarse parte de sus fincas se verían obligados a cambiar de rubro, a lo que no estarían dispuestos. 
Lograron así que de ese tema no se hable más en el ámbito urbano y que todo haya quedado velado de un cierto temor, anticipado e infundado, por algo que no se concretó todavía y ni siquiera tiene un proyecto definido.
Sin embargo, el resto de la comunidad, esa masa que no salió a manifestarse en contra de los anuncios oficiales, ve con agrado el proyecto porque permitiría descomprimir el tránsito sobre la ruta actual y se evitaría la presencia de camiones, considerados por la gente común los generadores del mayor porcentaje de los problemas que padecen.
Así lo explicó José González, propietario de un almacén céntrico. “En mi negocio, pude conversar con mucha gente sobre el tema y la mayoría está de acuerdo con la ruta alternativa, casi el 80%, porque es muy peligrosa a toda hora”.

“Actualmente no se puede cruzar de una banda a la otra porque los camiones pasan rápido, estacionan en cualquier lado y representan un gran factor de riesgo. Si no se hace algo vamos a continuar siendo rehenes de la ruta”, agregó.
El principal argumento aportado por los dueños de las fincas para evitar la realización de la alternativa fue el perjuicio para sus tierras, lo que obligaría a algunos de ellos a cambiar de actividad.
“Parece que ellos ya consiguieron lo que querían, porque aquí no se habla más del tema, pero son los únicos beneficiados. ¿Quién piensa en el resto de la comunidad, que somos la mayoría?”, se preguntó.
Y agregó: “Si se hacen mejoras así como está, va a ser peor porque pasarán más rápido y será imposible salir de los barrios”.
La gente a favor de la llamada autopista de circunvalación solo se manifestó por las redes sociales, con cierto temor por la incertidumbre planteada, sobre la posibilidad de que ésta obra signifique la muerte comercial de la ciudad.
“Güemes no se va a morir por la presencia de otra ruta. No creo que el índice de automovilistas que se detienen a diario sea el que sostiene la vida de la ciudad. Es muy bajo ese porcentaje respecto de los que pasan de largo. Creo que ahora deben pensar en algo que sea beneficioso para todos y no solo para un grupo”, finalizó González.

Después de la última reunión mantenida en el Grand Bourg, entre autoridades municipales, legislativas y representantes de vecinos con funcionarios de Vialidad de la Nación, no se dijo nada más. Los güemenses de a pie tienen temor ahora de que el interés en invertir sobre el tramo importante de la ruta nacional 34 que atraviesa la ciudad haya quedado desactivado o se haya archivado en un cajón tras los incidentes.
Más allá de que se haga o no la circunvalación, es evidente la necesidad de invertir en esos cinco kilómetros de tramo urbano y se hace cada vez más urgente, pero con la intención de hacerla más segura y de fácil acceso.
Uno de los problemas más acuciantes del actual trazado de la ruta nacional 34 en el tramo que atraviesa la ciudad de Güemes es la presencia del hospital regional Joaquín Castellanos y del colegio Facundo de Zuviría a su vera.
Si bien es cierto que hay una enorme pasarela peatonal elevada para cruzar la vía nacional, casi nadie la utiliza y menos de noche, porque aducen que allí se juntan grupos de muchachos de aspecto sospechoso.
De hecho, más de un coche de los que se estacionan en la puerta del colegio sufrió robos en los últimos tiempos. Y las víctimas acusaron a quienes permanecen horas y horas en los alrededores de la pasarela.

Te puede interesar