Google Analytics Alternative

Polémica por un plan para recortar personal y sucursales del Correo Argentino

Nacionales 12/07/2017
Surgieron diferencias en el Gabinete de Mauricio Macri. Quintana busca reducir el déficit, pero Ibarra y Aguad temen por el impacto de la propuesta a poco de las elecciones. #Desempleo #Polemica #RecorteDePersonal #CorreoArgentino

1499855139715

En afán por cumplir con las metas fiscales, el Gobierno puso ahora la lupa sobre los números del Correo Argentino. Pero el plan para equilibrar las finanzas del gigante estatal, que incluiría fuertes recortes de personal y en cantidad de sucursales, está generando fuertes diferencias entre la jefatura de Gabinete y los ministros de Comunicaciones y Modernización. Este último tendrá bajo su órbita el Correo a partir de pasado mañana, según publicó La Nación.
Ocurre que el Correo Argentino no sólo deberá hacerse cargo en las próximas elecciones de toda la logística del proceso electoral -desde preparar los 14.500 establecimientos donde se va a votar hasta desplegar las 98.700 urnas-, sino que además es el encargado de pagar cientos de miles de jubilaciones y pensiones, además de planes sociales, en algunos de los rincones más inhóspitos del país.
Con pérdidas proyectadas para este año por $ 2000 millones, confiaron fuentes al tanto de las discusiones, desde la Jefatura de Gabinete habrían planteado que no habría margen para seguir postergando drásticos recortes, según publicó hoy La Nación. La idea sería reducir en unos 4000 empleos la plantilla del Correo Argentino, que hoy tiene 16.689 puestos, de acuerdo con datos oficiales a 2016, y además cerrar unas 800 sucursales (sobre un total de 1600), en particular, las ubicadas en aquellas ciudades de menos de 10.000 habitantes.
‘Se está revisando toda la gestión del Correo -admitieron a LA NACION voceros de la Jefatura de Gabinete-. Pero nadie está pensando en despedir personas. Las diferencias son en torno a eso‘, afirmaron.
Pero tanto cerca de Oscar Aguad, que a partir del viernes abandonará el Ministerio de Comunicaciones para asumir en Defensa, como de Andrés Ibarra, el ministro de Modernización, que asumirá las funciones de aquél, evitaron manifestarse al respecto. ‘Oscar ya está más en otro ministerio que en Comunicaciones; ahora es un tema de Ibarra‘, dijeron cerca del futuro ministro de Defensa. Consultados al respecto, cerca de Ibarra respondieron: ‘Cuando nos hagamos cargo de Comunicaciones, veremos todos los temas. Mientras, [el Correo] está bajo la órbita del Ministerio de Comunicaciones‘.
La realidad es que tanto Aguad como Ibarra no estarían de acuerdo con el planteo que Mario Quintana, el vicejefe de Gabinete a cargo de la revisión de los temas del Correo, les habría hecho la semana pasada. Ambos están alineados con la postura del presidente del Correo, Jorge Irigoin, que no sólo temería por el timing, y el impacto que podría tener el ajuste sobre la compañía a pocas semanas de las elecciones primarias, sino también advierten por los ruidos que podría generar el modificar el canal de pago de jubilaciones y planes sociales.
La empresa paga cada mes 126.205 jubilaciones y pensiones, 271.154 Asignaciones Universales por Hijo, 300.019 asignaciones familiares, 85.981 planes Progresar y 1072 seguros de desempleo, entre otros beneficios sociales. La ley vigente, de hecho, obliga al Correo a prestar un servicio universal, lo que lo lleva a tener una infraestructura prácticamente en todos los recovecos del país.
En el Correo, en tanto, no negaron la versión del recorte, pero evitaron entrar en detalles. ‘Se está viendo con el nuevo Ministerio [de Andrés Ibarra] cuál va a ser el mejor plan de acción. Se armó un plan estratégico a cinco años, aprobado dos veces por el presidente Mauricio Macri. Llevar adelante una medida de ese tipo rompería con este plan‘, deslizaron.
Uno de los principales cuestionamientos a la gestión estaría dado por las paritarias firmadas en mayo. Allí, el Correo Argentino se comprometió con sus gremios a dar un aumento del 12% retroactivo a abril, más un 6% en agosto y otro 5% en enero próximo. Además de una suma fija de $ 8000 en tres cuotas. Es un acuerdo similar al firmado por Camioneros la semana pasada.
Un tercio del déficit proyectado para este año sería precisamente producto de los aumentos salariales convalidados. Otra parte del rojo, afirman, podría atribuirse a negocios de los cuales hoy el Correo no puede participar. En el Correo vienen reclamando, por su parte, un nuevo marco regulatorio que reemplace el de los años ’90, cuando la actividad era muy distinta de la actual.
‘Hubo una apuesta de bajar el déficit ampliando los negocios y modernizando el Correo, pero eso todavía no se está dando‘, dijo una fuente al tanto de los planes de la empresa postal. ‘También es cierto que es un mercado extremadamente complejo. No es un mercado transparente. Aquí hay varias mafias enquistadas‘, se quejó la fuente, con la condición de no ser identificada.
En 2016, según se desprende de la Carta de la Jefatura de Gabinete sobre Empresas Públicas, el Correo Argentino recibió transferencias del Tesoro por $ 2138 millones, y tuvo un rojo de $ 2171 millones. En el Gobierno explicaron que los números del año pasado fueron peores que los de 2015, debido a que no se trató de un año electoral. Las elecciones son un negocio importante para el Correo. Este año, la empresa postal recibirá $ 2500 millones para hacerse cargo de la logística de las primarias y de las elecciones de octubre.

Te puede interesar