Google Analytics Alternative

Cumbre del G-20: Trump se queda solo en un grupo que tiene otras prioridades

Internacional 09/07/2017
Dos bandos quedaron diferenciados tras las negociaciones: por un lado, Estados Unidos y, por otro, todos los demás. #G20 #Cumbre #EstadoUnidos #DonaldTrump #Sólo

12345689876543

El Grupo de los Veinte (G-20) dejó ayer patente el aislamiento de Estados Unidos en la comunidad internacional al reafirmar en la declaración final de la cumbre de Hamburgo su sólido compromiso con la defensa del clima y del libre comercio.

“Podemos alcanzar más cosas juntos que actuando por separado”, reza el comunicado emitido al término del encuentro multilateral en la ciudad portuaria alemana.

Tras dos días de arduas negociaciones, los 20 principales países industrializados y emergentes tan sólo fueron capaces de cerrar un acuerdo de mínimos que refleja la existencia de dos bandos claramente diferenciados en el seno del bloque. Por un lado, Estados Unidos, por otro, todos los demás.

“Ha quedado claro que no ha habido unanimidad. Ahí donde no hay consenso debe quedar también claro en el comunicado el disenso”, explicó la canciller alemana, Angela Merkel, sobre el tradicional documento final, donde se puso de manifiesto que la cumbre de Hamburgo constituyó de facto en un partido de 19 contra uno.

En este punto, a pesar del gesto poco habitual de un grupo acostumbrado a acuerdos unánimes, Merkel no ocultó su alegría por que los todos los integrantes del G-20, a excepción de EEUU, reconocieran que el Acuerdo del Clima de París es “irreversible”. En concreto, en el párrafo dedicado a la protección del clima, los 19 corroboraron su compromiso de implementar “rápidamente” el histórico pacto sellado en 2015 en la capital francesa, cuyo objetivo es limitar el calentamiento global a menos de dos grados centígrados en comparación con la época preindustrial y señalaron que “toman nota” de la decisión de Washington de abandonarlo.

No obstante, en aras de limar asperezas con el presidente estadounidense Donald Trump, los 19 accedieron a incluir en el documento una frase en la que se reconoce la voluntad de Washington de ayudar y trabajar conjuntamente con otros países “en la utilización de carburantes fósiles más limpios y eficientes”. Esta formulación generó controversia entre los integrantes del G-20, dado que, para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, es necesario poner fin al uso las energías fósiles.

La política comercial puso también a prueba la capacidad de negociación de las dos partes. Si bien por un lado el G-20 se comprometió a seguir luchando contra el proteccionismo y a defender el libre comercio, por otro lado incluyó un guiño a Trump al reconocer “el papel de instrumentos legítimos de defensa”. “Estoy feliz ahora de que se haya conseguido, que se haya dejado claro que los mercados deben seguir abiertos”, celebró Merkel, dando a entender que consideraba como un éxito uno de los puntos que históricamente se daban por sentados en el G-20.

La cumbre de dos días en Hamburgo tuvo un segundo escenario en la calle, donde se libraron batallas campales sin precedentes que se saldaron con cuantiosos destrozos y numerosos heridos, pero también donde decenas miles de personas salieron a protestar de forma pacífica para pedir por un mundo más justo.

Sin verse alterados por el caos reinante, los mandatarios cumplieron con una agenda poco ambiciosa en la que Merkel tuvo que conformarse con cerrar “un acuerdo en el desacuerdo”.

Te puede interesar