Google Analytics Alternative

Los chicos de la escuelita de El Rosal, ubicada a más de 3.000 metros de altura, ya tienen internet

Sociedad 08 de julio
La solidaridad de un salteño generoso y una cadena continua de voluntades mejora las condiciones de vida de la gente, en la soledad de las montañas de la Quebrada del Toro. #Salta #Solidaridad #Escuelita #ElRosal #Internet #QuebradaDelToro

1499522935939

Recientemente se hizo realidad uno de los sueños más anhelados por los niños y docentes de la escuelita 4.526 de El Rosal, ubicada a más de 3.000 msnm en las altas montañas de la Quebrada del Toro. Se trata de una herramienta fundamental que les permitirá estar conectados desde allí con el mundo. Los chicos hacen un enorme esfuerzo para estudiar, ya que viven en caseríos dispersos en la escarpada geografía local y tienen que caminar varias horas a pie o montados a caballo para llegar hasta la escuela o regresar a sus hogares. El establecimiento de El Rosal es mucho más que una escuela, ya que en rigor es la segunda casa de los chicos y donde pasan gran parte de su tiempo, ya que los alberga y atiende en todas sus necesidades para que puedan cursar sus estudios primarios y acceder luego al nivel secundario, en el colegio de Alfarcito. Acceder a internet les fue posible gracias a la generosidad del salteño Mario Zirolli, un amigo de la Fundación Alfarcito, ONG que trabaja en la zona, y del empuje del maestro Aldo Palacios, director de la escuela. En un boletín que distribuye la organización, contaron que desde comunidad educativa de la Quebrada dijeron que contar con internet es un sueño hecho realidad y una gran posibilidad para optimizar la capacitación y la preparación de los chicos.
Para llegar hasta El Rosal desde la ciudad de Salta se debe transitar más de 130 km, por caminos de montaña donde el viento, el frío y la soledad son protagonistas. La zona está rodeada por los altos nevados de Chañi, El Acay, Castilla y San Miguel.
Hace algunos meses, los alumnos y docentes visitaron el complejo editorial El Tribuno, en el marco de un viaje a la ciudad de Salta, donde recorrieron museos, el teleférico, fueron al cine y conocieron los principales atractivos turísticos de la capital. 
El Rosal fue también escenario de la obra del recordado padre Chifri, que participó entre otras cosas en la construcción de la capilla Santa Teresita en el Rosal, en 2005. “Después del paso del Chifri por la Quebrada, ya nada fue igual. Nos dio otra visión de la vida y el desarrollo”, contó la gente del lugar.

Te puede interesar