Google Analytics Alternative

Quejas contra la Policía de Rosario de Lerma ante un intento de femicidio

Policiales 04 de julio
Familiares y amigos de la mujer acusan a los policías por dejar sin protección a la víctima. Dos marchas se realizaron ayer, a la mañana y a la tarde noche, para pedir justicia. #RosarioDeLerma #ViolenciaDeGénero #QuejasContraLaPolicia #IntentoDeFemicidio #Marchas

1499140577623

"Queremos justicia, exigimos que ese asesino aparezca y sea juzgado por lo que hizo", fue uno de tantos reclamos que se escucharon ayer en Rosario de Lerma, donde el sábado por la noche una joven madre de tres hijos casi pierda la vida tras un violento ataque en manos de su expareja. "Los policías no hicieron nada, al contrario, la dejaron indefensa porque cuando ella fue a alertar que se iba a una fiesta y requería custodia, le dijeron que no había personal. Después casi la matan", reclamó una de las mujeres presente en la marcha.

"En realidad ella nunca se acercó a la comisaría para decirles que no quería custodia, como quieren hacer creer ahora desde la Policía. Ella fue junto a su mamá y una tía hasta la dependencia para avisar que iba a salir de su casa y que necesitaba un custodia, fue ahí que le dijeron que no tenían personal. Ella -por la víctima- les dijo iba a ir y volver de una fiesta en taxi, y se retiró", le contó una vecina de la joven víctima, luego de haber hablado con ella en el hospital de esa ciudad, donde se encuentra estable.

El intento de femicidio ocurrió el sábado cerca de las 23, cuando la mujer de 30 años, madre de tres chicos -dos nenas y un varón, todos menores- regresó de la comisaría a su vivienda del barrio Islas Malvinas. "Ella me contó que entró al baño y ahí adentro sintió el presentimiento de que el tipo estaba adentro de la casa. Al salir del baño el Chato la sorprendió, la agarró de los pelos y la empezó a golpear, la tiró al suelo en ese momento ella pensó que le pegaba con un palo pero eran los puntazos que recibió de ese asesino". El dramático momento llama al silencio por algunos segundos por parte de la vecina que se animó a contar lo sucedido.

En su crudo relato, la joven expresó que como pudo la víctima salió de la casa "gateando", a la vez que vociferaba pidiendo auxilio ante el salvaje ataque de su expareja. "No se cómo hizo para aguantar tanto, recibió por lo menos ocho puñaladas entre la espalda, los brazos y las piernas". Uno de los desesperados gritos llegó a los oídos del vecino del frente de la casa donde intentaron matar a la joven madre, "me parece que un tipo salió y la vio toda herida, en ese momento el Chato volvió a meterse a la casa, subió unas escaleras y saltó la tapia para escaparse", contó una de las vecinas de la víctima consternada por lo sucedido en el barrio rosarino.

Fue la gente del lugar la que alertó a la Policía, los efectivos llegaron al lugar y constataron lo sucedido. La joven fue trasladada de urgencia al hospital Joaquín Corbalán, donde permanece estable y con mejoras permanente. Mientras tanto el agresor, identificado por los efectivos con el apellido de Rodríguez, alias Chato, logró darse a la fuga y hasta el cierre de esta edición seguía sin aparecer. Sobre el muchacho pesa una prohibición para acercarse a su expareja, sin embargo esa noche sorprendió a la mujer, quien al salir del baño fue interceptada por el hombre, que casi termina con su vida.

"Ella está bien gracias a Dios, más allá de que tiene mucho miedo de volverse a cruzar con este tipo, sabe que la Policía todavía no lo atrapó y piensa cualquier cosa. Además, está preocupada porque en el face (red social Facebook) se divulgan tantas macanas que sería bueno que no lo hagan", concluyó la mujer en diálogo con este medio. Una de esas "macanas" a la que hace alusión la declarante tiene que ver con un supuesto engaño que habría vuelto loco al muchacho, padre de los tres hijos que tienen entre ambos. "Nada que ver, esas son historias que se inventan".

En forma paradójica, una de las vecinas, sin develar su identidad por temor a represalias, sostuvo que el agresor “era un buen chico, buen papá, buena gente. Hace poco empezó con los problemas, se separaron porque él la engañaba. Desde ese momento él intentó matarse en tres oportunidades”.
“Ella se enteró que la engañaba y no lo quiso perdonar, después de eso él empezó con esa locura de intentar quitarse la vida. Varias veces intentó volver con ella pero no había forma, no quería saber nada”, agregó. Según la misma fuente, en uno de los desesperados intentos por expresar sus deseos de volver a unir la pareja, “él escribió la pared de la casa, donde puso que se iba a matar porque la amaba o algo así”.
Domiciliado en el barrio 20 de Junio de Rosario de Lerma, el Chato tiene 32 años y según fuentes policiales seguía prófugo hasta el cierre de esta edición. Según los vecinos, el hombre se quiso suicidar dos veces tomando veneno y una tercera clavándose un cuchillo en el cuello. “Por ese estado de locura y el temor que provocó es que le prohibieron acercarse a ella”, concluyó la mujer.

Te puede interesar