En más de 100 días, tres femicidios aún no hallaron eco en la Justicia local

Policiales 16/06/2017
El caso de Jimena Salas es paradigmático, ni siquiera hay certeza sobre el supuesto móvil del crimen.Tampoco se conoce el porqué de las muertes y desaparición de Gabriela Subelza y Paola Álvarez. #Salta #MásDe100Días #3Femicidios

1497579887365

En poco más de cien días páginas completas se escribieron sobre tres casos de mujeres asesinadas o desaparecidas en esta capital, sin que hasta la fecha ninguna de sus familias recibiera una respuesta convincente de lo actuado hasta aquí por la justicia.

Aunque el nexo más visible en estos tres casos es que las tres eran madres, de los quince femicidios ocurridos en este primer semestre del año una delgada línea les da el perfil de misterios desentrañables, al menos hasta ahora.

Aunque de muchas formas las informaciones fiscales pretendieron en su momento dibujar una escena con delitos sexuales como móvil de estos sonados casos policiales, el tiempo transcurrido está mostrando que detrás de estos desentrañables crímenes podrían existir otras aristas.

El caso paradigmático es el de la joven mamá Jimena Salas, asesinada en su propiedad el 27 de enero en Vaqueros por, al menos, un individuo joven.

En su momento, el fiscal Penal Pablo Paz, de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, aseguró que dispone de numerosas pruebas sobre el crimen. Sin embargo, dijo que ninguna es lo suficientemente contundente como para imputar a "algún sospechoso determinado".

El funcionario del Ministerio Público salió a explicar el estado de la causa en más de una oportunidad y llegó incluso a poner en conocimiento publico un identikit del supuesto criminal, aunque este último esfuerzo fue vano.

Hasta el momento se dice sobre el asunto que la fiscalía realiza una exhaustiva tarea en busca de esclarecer este hecho.

En todo el tiempo transcurrido desde el crimen se reunieron más de 60 muestras de la escena, las cuales han sido analizadas por el CIF y cuyos resultados están en poder de la fiscalía actuante, que a la luz de los resultados no halló siquiera el hilo conductor de uno de los crímenes más monstruosos -por la saña exhibida por él o los criminales sobre una mujer, que recibió decenas de heridas cun un arma blanca.

Gabriela

En los primeros días de junio la fiscalía actuante por el caso del crimen de Gabriela Subelza elevó la imputación de los delitos de femicidio contra dos jóvenes, detenidos a casi 20 días del crimen en la zona este de la capital.

Gabriela Subelza, una joven mamá que habitaba en un domicilio de Villa Mitre, apareció muerta y con evidentes signos de violencia extrema sobre su cuerpo el pasado 27 de mayo en un terreno baldío de Villa Lavalle. A pesar de los días transcurridos y la confirmación de la detención de dos personas el fiscal penal 4 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Ramiro Ramos Ossorio, informó sobre la detención de dos hombres que estarían vinculados con la autoría material del homicidio de Marisa Gabriela Subelza, aunque en el decreto de imputación los detenidos hayan negado taxativamente su vinculación con la muerte de Gabriela. Su detención quedó supeditada a la investigación de sus coartadas.

Paola

A cuarenta días de la desaparición de Paola Álvarez, joven madre que también asistió a una supuesta fiesta, aunque no se sabe a qué tipo de festejo, la causa sigue con tres personas detenidas y formalmente acusadas de homicidio calificado y de partícipes del delito.

Lo llamativo del caso es que Paola Mariana Álvarez desapareció de la faz de la tierra en la tarde o noche del 5 de abril.

De ella solo quedaron un par de mensajes, porque los realizados desde su teléfono a última hora podrían haber sido enviados por terceras personas.

Para la fiscalía actuante, las tres personas detenidas, Francisco Zambrani (padre), Amelia Huergo (madre) y Santiago Zambrani, supuesto autor de homicidio, están vinculadas directamente con la desaparición de la joven mamá residente en el asentamiento Santa Mónica.

Decenas de rastrillajes se realizaron en distintos puntos de la ciudad y rondas completas de testimoniales recibió el fiscal de la causa, pero sin embargo, a pesar de la presión pública, el cuerpo de Paola Álvarez, no aparece.

En este caso, al igual que en los otros el móvil de la desaparición o crimen no es claro ni preciso.

No se pudo establecer, según la versión de familiares, que haya habido violencia física sobre la joven y en ese punto Mónica Morales, madre de Paola, aseguró ayer que se debe investigar otras aristas, sobre todo de los sospechosos y su entorno, además de la famosa fiesta o festejo a la que Paola supuestamente asistió el viernes 5 de abril, antes de la medianoche. Desde entonces Paola habita en el desentrañable mundo de los desaparecidos, en el que decenas de salteños siguen engrosando la lista desde hace décadas.

Fiestas mortales

El abuelo de Gabriela Subelza, Anastasio Osvaldo, contó que su nieta estaba de novia con un joven de Villa Lavalle. “El domingo me enteré que se había ido a una fiesta en Villa Lavalle pero no sé de quién. Gabriela siempre salía pero volvía a dormir a la casa.
 “Esta vez no volvió más”, luego dijo “estaba de novia con un joven de Villa Lavalle, aunque el chico nunca vino a nuestra casa. No sé ni su nombre. No lo conocí. Él nunca vino por acá”. 
El mismo argumento de la mamá de Paola, quien dijo que el detenido Santiago Zambrani aseguró haber sido el novio de Paola, aunque la madre de la chica jamás lo había visto, ya que nunca llegó a su casa.
La mujer aseguró que no sabía dónde se había realizado la fiesta señalada por su hija en su último mensaje.

Te puede interesar