Google Analytics Alternative

Ediles piden que alguien controle al intendente

Sociedad 15 de junio
Contaron que Lino Andrés Flores no rinde cuentas de su gestión a nadie. #SantaVictoria #ControleAlIntendente

1497500030676

Desde Santa Victoria Oeste, llegaron los concejales Evangelista Subelza, de la comunidad de Abra de Santa Cruz; Nicanora Condorí, de Lisoite del Carmen, y Martín Subelza, de Mecoyita. Recorrieron las 10 horas de camino que separan a la occidental Santa Victoria de la capital salteña solo para ser escuchados, y contar las serias irregularidades que observan en el municipio al que representan sin voz ni voto.

"Venimos hasta acá para hablar con las autoridades de Auditoría de la Provincia y con los medios de comunicación, porque queremos que se sepa que el intendente Lino Andrés Flores es un patrón de estancia, no gobierna democráticamente en Santa Victoria Oeste, al Concejo lo ignora, no existimos, es indiferente a nuestros requerimientos. Usa como quiere los recursos del pueblo", dijo Evangelista Subelza.

El Concejo Deliberante que el intendente Flores ignora está conformado por cinco ediles, cuatro de los cuales no han podido interactuar nunca con el ejecutivo para llevar a cabo ni un solo proyecto. El quinto concejal es Bernardo Luna, considerado por sus compañeros de recinto un obsecuente del intendente. "Él no firma nada para bien ni para mal, y siempre dice que trabaja con el intendente", contaron.

"Lino Flores no le rinde cuentas a nadie de los gastos ni de los fondos que recibe a pesar de los pedidos de informe que hacemos. Nosotros no le aprobamos los gastos de 2016 porque no da un solo comprobante, y vemos números exagerados y obras que ya estaban terminadas antes de que él asumiera. Necesitamos que alguien lo controle, que le pongan un freno", dijo Martín Subelza, y acotó: "En octubre del año pasado le planteamos la situación al auditor de la Provincia, Abdo Omar Esper, y el nos dijo que no nos cansemos de pedir los comprobantes de gastos. Ya nos cansamos y creemos que sería hora de que la Provincia le pida cuentas a este intendente que se burla de todos".

Condorí dijo: "Pedimos auditoría 2016 y Omar Esper nos dijo que iba a auditar de nuevo en 2018, sin fecha. Nosotros ya no vamos a estar para ver ese desastre y lo peor es que sentimos que pasamos por el Concejo sin pena ni gloria, porque no nos dejaron hacer nada por nuestro pueblo. Santa Victoria Oeste no ha mejorado. No tiene una plaza, no hay un parque para niños ni un mercado, la salud es un desastre".

En este sentido, Evangelista Subelza señaló: "En el hospital Juan Carlos Dávalos hay una sola doctora para atender a unas siete mil personas de las comunidades collas. Es Sandra Martínez, boliviana, y ella llevó al hospital dos practicantes de medicina de Bolivia que le cobran a la gente los estudios". Y agregó: "Hay dos ambulancias y se deriva a casi todos los pacientes a La Quiaca (4 horas), o a Salta (10 horas). Para llegar al hospital, los enfermos tienen que ir en moto o en camionetas que cobran entre $1.000 y $1.800 el viaje. Es un infierno enfermarse".

Te puede interesar