Google Analytics Alternative

Fueron miles los compradores que coparon los puestos de venta bolivianos

Sociedad 15 de junio
La demanda de los argentinos fue de tanta magnitud el fin de semana, que los comerciantes abrieron inclusive el domingo. #SalvadorMazza #MilesDeCompradores #Bagayeros

1497498768326

El ingenio nunca descansa y, en el norte argentino, el contrabando tampoco.

Cientos de compradores eligieron seguir la misma actividad, pero por otra frontera como consecuencia del conflicto con los bagayeros que a diario atraviesan el río entre la localidad oranense de Aguas Blancas y la boliviana de Bermejo. Es así que el fin de semana pasado eligieron otro lugar: el puente internacional entre las ciudades de Salvador Mazza (Argentina) y San José de Pocitos (Bolivia), paso que mostró un movimiento tan grande que se hacía imposible circular.

En medio de los feriantes de la avenida Tarija, principal acceso a la localidad boliviana, las filas de gente comprando de todo fueron interminables.

Del lado argentino no quedó un solo lugar libre, calle o pasaje para estacionar un vehículo, a tal punto que, según relató un vecino de la localidad fronteriza: "A las 10 llegó un matrimonio de Tucumán y querían alquilarme el garaje de mi casa".

A las 20 del sábado los compradores argentinos registraron una postal que hacía años no se veía: una fila de unos 400 metros se mantuvo por horas uniendo Pocitos con la Aduana argentina. Todos esperaban pacientemente para reingresar al país cargados de bolsas con todo tipo de mercadería.

Por pasos no habilitados

Pero el flujo de personas no solo fue en el puente internacional, único habilitado entre Argentina y Bolivia, sino por una serie de sectores de esa amplia geografía. A diferencia del paso Aguas Blancas-

Bermejo, dividido por el río homónimo, a Salvador Mazza y San José de Pocitos solo lo divide una pequeña quebrada que durante los meses de otoño e invierno está seca. Allí toma forma de herradura, que se visualiza en los mapas que marcan el límite entre las dos naciones, con sus extremos en los puestos El Sauzal al noreste y El Chorro, al noroeste.

Son más de los 20 pasos clandestinos por donde durante todo el año se puede atravesar la quebrada internacional sin mayores inconvenientes, porque todos los puntos conectan zonas pobladas de Salvador Mazza y San José de Pocitos y Yacuiba.

Algunos pasos

Los tres caminos de los sectores 3, 4 y 5, además de las áreas San Martín, El Chorro y otros, registraron el permanente ir y venir de pasadores, a la vista de todos, con los compradores argentinos negocian cruzar los bultos por esa veintena de pasos para evitar la Aduana en la que se debe declarar las compras y pagar por el exceso del monto establecido. Allí también está apostada Gendarmería Nacional y Migraciones.

Según las reglamentaciones vigentes, solo se puede adquirir el equivalente a 150 dólares, una vez por mes.

Pero superar esa cifra no tiene mayores inconvenientes: los pasadores demoran menos en llegar a la Argentina que los mismos compradores que deben realizar los trámites en el puente internacional.

Diferencia de precios

Osvaldo Sosa es un comisario retirado de la Policía de la Provincia, oriundo de Salvador Mazza. Consultado por este viraje que el contrabando registró en estos últimos días, aseguró: "Hacia muchos años que no veía tanta gente comprando en Yacuiba y Pocitos boliviano. Era casi imposible caminar y los puesteros bolivianos deben haber vendido millones solo el fin de semana pasado. La diferencia en los precios es tan grande que, aún duplicándolos como hacen los comerciantes que compran en Bolivia para revender en Argentina, sigue siendo barato y, obviamente, hacen una buena diferencia. San Miguel de Tucumán, de donde yo había llegado el viernes a la noche, está invadida de productos de Bolivia. Los que somos de la zona conocemos de memoria la ropa de cama, las prendas de vestir que se comercializan en los negocios que están en la vieja terminal de Tucumán; pero parece que nadie se pregunta cómo llega esa mercadería".

Sosa explicó que los lugares elegidos por los pasadores son los sectores 3 y 5 y San Martín, ubicado detrás de la cancha de Sportivo Pocitos, y El Chorro, que conecta directamente con Yacuiba.

Los compradores pasan un valor de hasta 150 dólares por el puente internacional y es esa franquicia la que muestran en caso de ser controlados en la ruta, pero los otros bultos ingresaron por pasos no habilitados y seguramente superan con creces ese monto.

"Los arreglos con los pasadores se hacen en el puente y a la vista de todos los controles, tanto argentinos como bolivianos. Por ahora, los compradores están llegando en vehículos particulares, pero en unas cuantas semanas y si no se ejercen los controles, volverán los tours de compras. Después pasará como en Orán, la actividad se instalará y se afianzará de tal manera que será imposible regularla o controlarla. En materia de contrabando, Salvador Mazza es una ganga porque la distancia entre un país y otro es de tres metros", graficó Sosa.

Pasa de todo sin control

Víctor Hugo reside en Tartagal, es padre de un nene de 10 años y le relató a El Tribuno: “Fui hasta Pocitos con mi hijo para comprarle zapatillas y ropa. Para cruzar los menores deben estar con ambos padres y como mi señora se quedó en casa con los otros chicos, un conocido me sugirió que vaya por el paso clandestino San Martín, detrás de la cancha de Sportivo Pocitos del lado argentino, y llega hasta el cementerio de Pocitos, en Bolivia. Fuimos por unos pasillitos y al llegar al cementerio un ómnibus nos esperaba para llevarnos a Yacuiba. Ahí me di cuenta de que no solo se puede contrabandear lo que sea, sino que se puede entrar y salir con menores porque en ese trayecto no había ni un uniformado de ningún país”.

Te puede interesar