Google Analytics Alternative

Se generó un conflicto por la construcción de un comedor

Sociedad 13/06/2017
Se llevaron los materiales que habían donado para la obra, porque funciona en una propiedad privada y las mejoras quedarían para los propietarios. #GeneralGüemes #Salta #Conflicto #ConstrucciónDelComedor

1497323508453

Vecinos del asentamiento Nueva Esperanza II expresaron su preocupación por el retiro de materiales de construcción que realizó el municipio, los cuales estaban destinados a la construcción de un comedor comunitario, que funciona desde hace ya un año.
El comedor actualmente distribuye el producto de la elaboración diaria de su cocina entre unas 120 personas, la mitad de las cuales son niños.
El comedor funciona en un lote perteneciente a Jesusa Guerra y comenzó a funcionar con el aporte de los propios vecinos, a los que se fueron sumando otros sectores sociales, entre ellos la Municipalidad, que provee algunas mercaderías tres veces a la semana.

Todo es muy precario

Las viviendas construidas hasta el momento en el asentamiento son muy precarias y muchas de las familias asentadas no tienen su situación regularizada, porque desde Tierra y Hábitat todavía se está realizando la redistribución de lotes asignados a legítimos demandantes y la depuración de los asentados que tiene algún otro lugar donde vivir.
Pero las notorias dificultades económicas de las personas que residen en el lugar dieron origen a que el comedor comunitario comience a funcionar.
Un empresario local realizó un baile a beneficio, recaudando la suma de $25.000, cuyo monto le fue entregado a la intendenta Alejandra Fernández, para que sea invertido en lo que considere de mayor urgencia. Así, el destino asignado por la comuna a ese dinero fue el comedor comunitario.
“Con la plata donada se compraron los materiales para construir el comedor, pero resulta que sin explicación alguna personal de la Municipalidad vino el viernes y se llevó lo que se había comprado. Dijeron que no construirían el comedor porque aquí vino gente al colaborar, que para la intendente están haciendo política y entonces se molestó y se llevó todo”, expresó Guerra.

“Vamos a seguir como podamos”

La mujer dijo que a pesar de todo el comedor seguirá funcionando. “Seguramente también nos dejarán de enviar los alimentos, pero no importa. Vamos a seguir cocinando como podamos, lo iniciamos sin ayuda de nadie y podemos seguir así, yo tengo mi comedor abierto para cualquier persona que quiera ayudarnos o venir a alimentarse”, dijo segura.
Por su parte la intendente Alejandra Fernández también realizó una aclaración de la situación del comedor: “Lamentablemente los propios vecinos del asentamiento Nueva Esperanza II están divididos. Un grupo de ellos me vino a ver y me cuestionaron por qué yo estoy construyendo un comedor en un terreno privado. Ellos consideran que esa inversión que estábamos realizando, de levantar un comedor de 70 metros cuadrados, con cocina y un lugar de espera para los beneficiarios y otras dependencias, debería hacerse en un lugar público porque según ellos, si en el futuro la señora decide cerrarlo se queda con toda la construcción”.
“Yo hablé con ella y le expliqué lo que estaba pasando. Le dije que paraba la obra hasta que hallemos un lugar para hacer el comedor, pero que ella seguirá recibiendo los alimentos del municipio. Nos trajimos las cosas compradas para su resguardo. Vamos a invertir mucho dinero en el comedor, porque los $25.000 donados alcanzan para muy poco, es solo una pequeña ayuda, pero no queremos equivocarnos, aun la situación de los terrenos no está bien definida”, concluyó.

Te puede interesar