Google Analytics Alternative

Las terminales interesadas

Locales 11 de junio
Apuntan a Salta las chinas BYD, Dongfeng y Yutong. También la alemana Volskwagen. #Saeta #ColectivosElectricos

1497157517359

La china BYD es el mayor fabricante de vehículos eléctricos del mundo. Sus buses eléctricos de 12 metros de largo, piso bajo y 27 asientos se utilizan en Londres, Los Angeles y Amsterdam. Con una potencia máxima de 160 KW en los impulsores, esas unidades operan con velocidades de hasta 100 kilómetros por hora.

La compañía matriz de BYD, fundada en 1995, es la mayor proveedora de baterías recargables para telefonía celular. Entre sus principales clientes se cuentan LG, Nokia, Motorola y Siemens.

Es una corporación con más de 150.000 empleados y 10 plantas de fabricación instaladas en las ciudades de Guandong, Beijing, Shaanxi, Shanghai y Changsha. Tiene filiales en los Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, India, Taiwán, Hong Kong y varios países europeos.

También instaló plantas de buses eléctricos en Estados Unidos, Hungría y Brasil. Planea instalar otra en Argentina, con una inversión de 100 millones de dólares, y todavía no definió la provincia donde la emplazará.

El mes pasado el gobierno nacional autorizó a una de sus subsidiarias, CTS, a operar en el país como terminal automotriz. El decisión se publicó en el Boletín Oficial el 15 de mayo. Según el texto de ese decreto, CTS debería iniciar las obras de montaje de la terminal de vehículos eléctricos en noviembre.

BYD participó el año pasado de una licitación del Ministerio de Medio Ambiente abierta para la compra de ómnibus eléctricos. El llamado se hizo por 400 unidades, luego se bajó a 50 y finalmente las carteras de Ambiente y de Transportes de la Nación decidieron posponerla para revisar los pliegos.

CTS ya tiene el primer autobús urbano homologado en Argentina. Su plan prevé fabricar esos autobuses con la mayor integración de piezas locales posibles, aunque buena parte de los insumos deben importarse -incluidas baterías y motores eléctricos- porque no se fabrican en el país.

El decreto del presidente Mauricio Macri, que habilitó a CTS como nueva terminal argentina, se publicó pocos días después de la decisión del Gobierno de reducir y eliminar, en algunos casos, los aranceles para importar vehículos eléctricos e híbridos.

La automotriz china Dongfeng (DTFC) es la segunda fabricante de colectivos eléctricos del gigante asiático. A comienzos de año firmó una carta de entendimiento con la Intendencia de José C. Paz, para instalar en esa comuna de Buenos Aires una planta productora de buses ecológicos. La inversión comprometida por DTFC es de 300 millones de dólares en dos años.

Yutong, otra megaterminal asiática de vehículos eléctricos, es una fabricante a gran escala especializada en el desarrollo y venta de autobuses. Su planta principal, que se encuentra en la provincia china de Henan, cubre un área de más de un millón de metros cuadrados y tiene una capacidad de producción anual de 30.000 unidades. En una de las bases de fabricación más grandes y avanzadas del mundo de buses eléctricos.

La alemana Wolskwagen (VW) avanzó desde 2014 con la fabricación de automóviles eléctricos y en los últimos tiempos también enfocó su terminales a las nuevas demandas de los buses eléctricos. Entre sus principales mercados se cuentan Estados Unidos, China, Holanda y Noruega.

En 2016 colocó más de 100.000 vehículos eléctricos a través de sus plantas distribuidas en Europa, América y Asia. El año pasado presentó modelos con autonomías de hasta 400 kilómetros.

Te puede interesar