Google Analytics Alternative

Levantaron el corte de ruta a la espera de respuestas nacionales

Sociedad 09/06/2017
La convocatoria a reunión del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, destrabó el conflicto.Esta tarde concurrirán al encuentro el obispo Zanchetta y los intendentes Lara Gros y Oliva.

1496969574144

La expectativa sobre las posibles soluciones que hoy podría ofrecer la Nación para el departamento de Orán derivó en la decisión de los bagayeros de levantar el corte de la ruta nacional 50, aunque siguen en la banquina. Fue pasado el mediodía cuando los manifestantes tomaron esa determinación, tras conocer que el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, recibirá esta tarde a los intendentes de Orán, Marcelo Lara Gros, de Aguas Blancas, Sergio Oliva y al obispo de la Diócesis de Orán, monseñor Gustavo Zanchetta.

El encuentro será en esa cartera nacional a las 18. Justamente fue el obispo quien, contundente, remarcó que "No se pueden tomar decisiones a 1.800 kilómetros de distancia sin conocer la realidad de la región". Luego de 8 días de corte de ruta, el obispo aclaró que se mantuvo en diálogo permanente con las autoridades de la provincia y con el intendente de Orán para acercar algunos puntos de vista. "No obstante, en forma privada me he conectado con algunos funcionarios nacionales para hacerles ver la gravedad de la situación", dijo.

Recordó que "hace dos meses recibí a una comitiva de funcionarios encabezados por el secretario de Fronteras, Luis Green, y expuse sobre lo que se vive particularmente en este departamento. Me agradecieron mi punto de vista, comentaron que tenían un gran desafío por delante y se retiraron. Los que llegaron en el transcurso de la semana son funcionarios de cuarta línea que no tienen poder de decisión. Yo recién ahora, después de cuatro años de llegar de Buenos Aires, puedo decir que entiendo esta realidad. Cada día que pasa para los funcionarios puede ser un día más, pero para los oranenses significa un costo muy elevado con mucha gente sufriendo".

Pobres contra pobres

Para Zanchetta, la demora en resolverse la situación "termina en un enfrentamiento de pobres contra pobres. Pero también hay que tener en cuenta que lo que se está planteando es el comercio ilegal y que esa economía informal o irregular es la que sustenta un vacío económico muy grande en la región y le da trabajo a muchísima gente, particularmente en esta zona. Si no hubiera sido por esta actividad, las consecuencias del paro de 76 días del año pasado en el ingenio Tabacal, por ejemplo, hubiera sido desastroso".

El obispo consideró que en la Argentina no se pueden tomar decisiones fragmentadas, sino adoptar medidas integrales. "Realmente esta informalidad no puede ser cortada de un día para otro porque las consecuencias son las que estamos viviendo. Es cierto que no todos los que se dedican a esto son iguales. Lo lamentable es la gente más pobre, porque es real que quienes están por detrás de ellos lucran con esta situación y lejos están de ensuciarse las manos, cargar los bolsos sobre sus espaldas ni estar en el corte de ruta con todo lo que eso significa. El enfrentamiento social que esto genera y el trastorno para el resto de la población es muy grande".

Decisiones inoportunas

Para el obispo, el momento y la forma en que se han tomado estas decisiones han sido inoportunas. "Di mi opinión ante el Gobierno nacional porque en esto creo que la misma Provincia tiene un límite y ni qué decir de la intendencia. Además, quiero remarcar un aspecto que no se aborda y que tiene directa relación con la Cancillería. Todo este tráfico funciona porque falta acordar cuestiones con Bolivia, ya que si del otro lado de la frontera se favorece ese comercio ilegal, hay algo que no está claro".

Zanchetta también apuntó a algunas propuestas de los funcionarios nacionales que han llegado a la zona, como la instalación de criaderos de pollos. "Eso es inviable, porque nadie de la noche a la mañana se puede dedicar a esto sin saber. A alguien se le ocurrió que parte de esas 5.000 personas que se dedican al bagayeo desde hace años, se tienen que dedicar ahora a criar pollos. Pero los funcionarios no entienden la realidad y si por lo menos escucharan a los que vivimos acá y tenemos experiencia por trabajar en la zona, la situación se podría mejorar, pero así como está planteada, lamentablemente no sirve".

Temor en la región

Zanchetta recordó que en la noche del martes pasado se generó un gran temor, se cerraron todos los comercios y la gente se encerró porque comenzaron a llegar mensajes de que iban a saquear los negocios. "Afortunadamente nada sucedió, pero con el transcurso de los días los ánimos van cambiando y a mí, como obispo, solo me queda pedirles a los funcionarios nacionales un poquito de humildad y retrotraer alguna medida, lo que no significa disminuir los controles ni el derecho a la fiscalización que tiene el Estado nacional y adoptar medidas tendientes a regular este actividad. No se puede eliminar un sistema de vida que lleva décadas de un día para el otro. Y tampoco se puede pretender que una persona que por años vivió de una manera desde hoy viva de otra". No obstante, dejó en claro que, en medio de todo, está el respeto a la ley y que por lógica no puede ser objeto de negociación.

No a Orán, sí a La Salada

Al ser consultado sobre las expresiones públicas del intendente Lara Gros, quien había manifestado que en su lucha contra la ilegalidad el Gobierno nacional debería ir primero contra la gran feria La Salada, expresó que "la del intendente es un poco la mirada que todos tenemos y a eso me refiero cuando digo que no podemos tomar decisiones fragmentadas, ser tolerante con un sector e intolerante con otro. Creo que quienes tomaron esta decisión respecto de Orán no han dimensionado el fenómeno y no han tenido en cuenta la cantidad de familias que dependen de esto. Tampoco se trata de simplificar la situación, ya que algunos bagayeros argumentan que trabajan llevando bolsos y no hacen daño a nadie y en realidad no es tan simple como lo plantean".

Consideró que si bien la crisis debe ser resuelta por el Gobierno central, la provincia se tiene que involucrar en posibilidades superadoras a nivel de fuentes de trabajo y en la cuestión social. "Como está planteada la crisis hay que tomar una decisión que devuelva la paz a la región y buscar todas las alternativas que sean viables".

Te puede interesar