Google Analytics Alternative

Buscarán que la paritaria equipare la inflación

Locales 09 de junio
Los gremios estatales pretenden que, como mínimo, el aumento alcance el 24%.

1496966866241

Desde el 1 de julio próximo se abrirá la segunda ronda anual de paritarias entre la Provincia y los estatales. La intención es, al menos, no quedar desfasados por la inflación.

El secretario general en Salta de la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET), Eloy Vidal Alcalá, aseguró que, pese a que aún resta algo así como un mes para el inicio de la negociación, los sindicatos ya están reuniéndose para unificar propuestas y estudiar la situación económica del país y la provincia, y así evaluar posiciones conjuntas de cara a las tratativas con el Gobierno.

"Ya nos estamos reuniendo con los otros gremios para ir unificando posturas", adelantó el vocero de AMET. Evitó ahondar más allá al respecto de los conciliábulos preparatorios para la paritaria. La cautela se justificó porque aún falta las asambleas con las bases y la convocatoria oficial que del Gobierno. Durante el primer semestre, los docentes alcanzaron un aumento del 16% acordado a principios de año.

Alcalá aseguró que la pretensión de mínima es que se consensúe un aumento salarial que iguale la inflación anual, que estiman en 24% sin aún haber terminado sus análisis. El gremialista contó que vienen trabajando con consultoras privadas y sistematizando las estadísticas parlamentarias emitidas por el Congreso de la Nación. A partir de la proyección final que estimen para el 2017, al momento de la paritaria anual, se encaminará la pretensión porcentual de los sindicatos. Como se dijo, de mínima se busca alcanzar el porcentaje de inflación anual proyectada, considerando que hasta mitad de año ya se acumuló un aumento salarial del 16 por ciento.

"Consideramos que la inflación anual rondará un 24%, nuestra idea es llegar a los porcentajes reales de inflación para que no sigamos perdiendo poder adquisitivo", añadió Alcalá, y recaló en lo disgregadas que se tornan las negociaciones provinciales al estar suspendidas las paritarias nacionales, que según la ley de financiamiento educativo (art. 10), de 2006, indican el piso para los acuerdos locales.

Juan Arroyo, principal referente de ATE-Salta (Asociación Trabajadores del Estado), diagnosticó que "no se avizora una situación donde se pueda recuperar el poder adquisitivo de los salarios". Y mesuró: "Habrá que juntarse con la Provincia y ver cuáles son las posibilidades".

Seguidamente, el secretario general de ATE fue categórico: "El panorama sigue siendo negro, hoy por hoy no se puede seguir comprando lo que se compraba antes". Acotó al respecto del Gobierno provincial: "Últimamente no hemos tenido respuesta a cosas que se tienen que discutir antes de las paritarias, como por ejemplo las designaciones temporarias o la falta de puestos de trabajo".

Desde Sitepsa (Sindicato de Trabajadores de la Educación de la Provincia de Salta), Sergio Coronel, secretario gremial, aseveró que proyectan "solicitar un aumento porcentual teniendo en cuenta el índice inflacionario real proyectado para el acumulado anual". Además, se refirió a la necesidad de recuperar valor de los salarios, apocado luego del balance de 2016 entre suba salarial e inflación.

Consultado por otros puntos a discutir en la venidera paritaria, Coronel puntualizó que continuarán bregando por el "proceso de saneamiento de la grilla salarial, cumpliendo con lo dispuestos en el decreto 883 fijados para este año". Dicha norma es de marzo de 2013 y establece un proceso paulatino de adecuación por distintos conceptos.

Últimamente, el Gobierno adoptó la estrategia de desarrollar mesas concomitantes de las diversas áreas (principalmente los trabajadores de la salud, de la administración central y de la educación); años anteriores, la negociación con los docentes era la que signaba la tendencia de la paritaria general, se trataba de la negociación más ardua.

Sin que eso haya cambiado, pues los sindicatos de maestros y trabajadores de la educación son los que muestran mayor capacidad de movilización, el Ejecutivo cambió la estrategia y convoca a varios sectores en simultáneo. De igual manera, con la paritaria nacional clausurada, los docentes se mantienen como los estatales más tendientes a movilizarse contra propuestas del oficialismo que no sólo no recuperen los puntos de poder adquisitivo perdidos en 2016, sino que ni siquiera equiparen la inflación anual de este 2017.

La Provincia enfrentará una nueva paritaria en general, y con los docentes en particular, sin el auxilio de fondos nacionales que en otro momento atemperaban la carga económica que implican los aumentos salariales. Por una parte se congeló el incentivo docente y, por la otra, aduciendo que no hay piso impuesto por la falta de paritaria nacional, se mermaron los flujos del Fondo Compensador.

Te puede interesar