Google Analytics Alternative

Gaspar Cinco tenía una personalidad extraña, según quienes lo conocían

Policiales 08 de junio
“Siempre estaba callado, tranquilo. No hablaba”, es la frase que muchos repiten.El acusado del doble crimen de Alejandra Párraga y su hijito no declaró al ser imputado.

1496890083383

"Él es bien raro, estuvimos hablando media hora o tal vez un poco más, pero casi no hablaba. Eran extrañas sus maneras, los gestos y su silencio". La descripción es sobre Franco Rodrigo Gaspar Cinco, único imputado por el asesinato, con cianuro, de su novia Alejandra Párraga y del hijito de ella, Amir Párraga. La hizo una persona que estuvo con él pocas horas después de que fuera detenido por el doble crimen.

"Raro" y "silencio" son las palabras que más se escuchan cuando se pide a quienes lo conocieron o tuvieron algún contacto con él, que lo describan.

"Es casi seguro que van a pedir una pericia psicológica o psiquiátrica por las formas extrañas que tiene", dijo otra fuente que pidió reserva de su nombre.

Un excolega de él en un canal de televisión también lo describió como tranquilo, silencioso, pero con algo inquietante.

"Me tocó salir varias veces a hacer notas con él; era un tipo muy callado, pero muy raro; de pocas palabras, no se daba con la gente, cuando llegaba él no saludaba como hacemos otros que estamos en los medios, más bien se apartaba y se iba sin despedirse", recordó.

Franco Rodrigo, de 27 años, cursó la licenciatura en Comunicaciones Sociales en la Universidad Nacional de Salta. Según excompañeros de la carrera, durante un tiempo militó en Franja Morada. Trabajó como pasante en Canal 9 Salta y luego estuvo unos meses en diario El Expreso y en una radio.

Según la investigación judicial que lo tiene como único detenido por el doble crimen de su novia y el hijo de ella, todo indica que su objetivo era deshacerse del pequeño porque lo consideraba un obstáculo para la relación con la joven.

Era amante de los comics y, según sus publicaciones en su página de Facebook, tenía cierta identificación con algunos de los superhéroes.

Tras la muerte de Alejandra posteó la frase "Simplemente: fuiste sinónimo de perfección". O "Te doy todo y siempre guardo algo".

El cianuro

Un punto que aún despierta preguntas es el veneno usado para sesgar las vidas de sus víctimas. Gaspar Cinco ofreció como "agua bendita de la Catedral" una botella de veneno para que Alejandra le diera a su hijo, para ayudarlo a superar una enfermedad. Lo que sucedió fue que el niño y su mamá ingirieron el veneno.

El fiscal penal 4, Ramiro Ramos Ossorio, explicó que el químico en cuestión es "cianuro de potasio, el cual es de venta libre y lo proveen laboratorios para tareas vinculadas a la minería y a la limpieza de metales". Lo que no queda claro es dónde y cómo lo adquirió.

Consultó a farmacéuticos, ferreterías, droguerías y agroquímicas de esta capital, y ninguna de estas empresas dijo vender el producto.

"La venta está prohibida desde hace muchos años y para adquirir cianuro de potasio hay que estar registrado", contó un reconocido platero. El cianuro de potasio también se usa para curar el baño de plata.

Al buscar si la compra es libre por internet, aparecen algunas opciones en las búsquedas globales, pero cuando se ingresa a cada oferta, en realidad se ofrecen otros productos químicos que no son cianuro, o incluso un perfume con ese nombre.

En la Argentina, solo el 10 por ciento del cianuro de potasio se utiliza en minería, explicó un geólogo. El resto se destina a múltiples industrias como plásticos y esmaltes.

Testigos lo incriminan

Tras la audiencia de imputación, Ramos Ossorio confirmó que "la situación de Gaspar Cinco es comprometida".

"Se recibieron testimoniales y elementos de prueba donde se demuestra que el imputado tenía la intención de deshacerse del menor y que una vez acontecidos los hechos, confesaba su autoría a otra persona", señala el portal de los fiscales penales de Salta.

La "confesión" sería el llamado que el imputado hizo, el lunes a la noche, a una amiga a la que le contó: "Me mandé una macana grande". La joven fue quien llamó a la Fiscalía el martes a la mañana y su relato confirmó las sospechas. Luego el acusado fue detenido.

Cada 11 días, una mujer asesinada

Párraga es la última víctima de femicidio en Salta. Ella fue asesinada por su novio, quien en realidad quería matar al pequeño hijo de la joven de 26 años. Ella fue víctima de una personalidad que, como en todos los casos de violencia de género, la consideraba su propiedad y por ello el niño le estorbaba.
Cuando está a punto de cumplirse medio año, este 2017 se ha convertido en uno de los más violentos para las mujeres en la provincia.
Desde el 1 de enero hasta ayer son 14 las mujeres asesinadas, algunas de ellas con una inusitada brutalidad y perversión. De estos crímenes, la Justicia aún no caratuló tres bajo la figura de violencia de género. 
Alejandra Párraga fue la última de las víctimas. Antes de ella y desde el 1 de enero, fueron asesinadas Andrea Neri, Élida Santillán, Carolina Saracho, Jimena Salas, Benita Isabel Sánchez, Inés Angelita Serrano, Daniela Guantay, Cintia Betiana Rodríguez, Gerónima Romero Bautista, Camila Rodríguez, Anabela Cruz, Marisa Subelza, Paola Álvarez (cuyo cuerpo aún no fue hallado pero los detenidos están acusados de homicidio agravado) y Celina Primitiva Quipildor.
Esta triste lista muestra que en 158 días transcurridos de este 2017, una mujer fue asesinada por su condición de mujer cada once días. Un dato gravísimo en relación con 2016 cuando hubo un caso cada 36 días, y aun con 2015, cuando sucedió uno cada 15 días.

Te puede interesar