Google Analytics Alternative

Solo el 12% de los chicos tiene jornada extendida en la escuela

Sociedad 19/05/2017
Se está lejos de la meta del 30% y por debajo de la media nacional, del 13,4%.La modalidad permite implementar talleres que mejoran el aprendizaje.

1495160599306

Taller de locución en la escuela Augusto Raúl Cortázar del barrio Bancario. Tema: la vida cotidiana. Luciana, Sofía y Candela, al principio algo tímidas y sin levantar la vista ante sus compañeros del sexto A, contaban anécdotas graciosas a través del micrófono. "En mi comunión, con mis amigas estábamos en el pelotero, de pronto empezó a desinflarse (risas) y una de las chicas se hundió", dijo Sofía, soltando una carcajada.

A diferencia de una clase común, las alumnas admiten que en la hora de locución, y en otros talleres, se divierten y a la vez aprenden de una manera distinta. Es lo que más les gusta de estar más tiempo en la escuela.

La escuela Cortázar es una de las 77 que en Salta cuenta con una jornada escolar de siete horas y media. Tiene 471 alumnos de nivel inicial a séptimo entre los turnos mañana y tarde. De este total, 212 cursan de 8 a 15.30 o de 10.45 a 18.15.

Un informe del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano consignó, en base a estadísticas oficiales, que en Salta solo el 12 por ciento de los chicos tiene extensión de jornada. El porcentaje está lejos del 30 por ciento que establece la ley de financiamiento educativo y la ley de educación nacional. Incluso quedó por debajo de la media nacional, que es del 13,4 por ciento.

En la escuela Cortázar la experiencia comenzó en 2012 con el sexto y séptimo, luego se incorporaron el cuarto y quinto. El gran desafío para directivos y docentes fue organizar el almuerzo.

"Además de tener cocina e insumos, había que elaborar un menú adecuado. Fue todo un aprendizaje. Incluso se hicieron encuestas sobre las costumbres alimentarias de los chicos, lo que se equilibró con la normativa nutricional", recordó la directora, Claudia Cusi Grau.

Mantener activos a niños entre 9 y 13 años de edad durante siete horas y media no es cosa fácil. Mientras Abril, Axel y Ariel del séptimo A recortaban figuras geométricas para armar un teselado, Matías, Martina, Luján y Julieta del séptimo B dejaban volar su creatividad en el colorido rincón del arte. Siguiendo la consigna del día, trabajaron los tonos cálidos y fríos haciendo mezclas de pintura fresca sobre la misma hoja.

Cusi Grau contó que las actividades extra están intercaladas con las materias básicas. No se separó por un lado la jornada simple y, por el otro, la extensión. "Se trabajó desde un primer momento de esta forma, para que ningún padre piense que lo importante está a la mañana y no a la tarde, o viceversa. La idea es que las clases tengan otro ritmo y que vean que todo es importante", indicó la directora.

De acuerdo a datos del Ministerio de Educación de Salta, 12.964 alumnos y alumnas tienen más horas de clase. De los 77 establecimientos que cuentan con jornada extendida en la provincia, 18 están en la capital salteña y tienen 3.599 estudiantes.

No obstante, mediante el Plan Maestro, las autoridades redoblaron la apuesta y fijaron una nueva meta a 2026: todas las escuelas primarias deben tener jornada extendida.

Al respecto, el subsecretario de Planeamiento Educativo, Leonardo Ferrario, destacó: "En 2013, Salta tenía solo 20 escuelas con más horas de clase y ahora tenemos 77. Es un gran logro".

En Vaqueros

En el otro extremo norte, en Vaqueros, en la escuela Camino del Inca, 100 alumnos de cuarto a séptimo tienen horario extendido. La directora, Zaira Bailón, señaló: "Desde 2014, cuando se inició la experiencia, hemos notado un gran avance. Los talleres potencian al máximo los aprendizajes y el rendimiento escolar, y también mejoran la convivencia entre los chicos. Mientras más tiempo comparten se conocen más y se llevan mejor".

Por ahora, la escuela Camino del Inca cuenta con un solo turno, el de la mañana, debido a la refacción integral del edificio que finalizaría en octubre. 
“Por la mañana reciben clases de jornada simple, después los chicos almuerzan, tienen media hora de descanso y a las 13 ingresan a los talleres: deportes, folclore o inglés. También las mismas maestras están a cargo de la radio escolar y del acompañamiento pedagógico”, detalló Bailón.

La situación en el centro

La directora de la escuela Alberdi, Sonia Chocobar, consultada sobre la posibilidad de la instrumentación de la jornada extendida, señaló que es prácticamente imposible a raíz de la falta de infraestructura acorde. 
“Por lo general, a todas las escuelas del centro les pasa lo mismo. La Sarmiento tampoco tiene espacio, la Güemes menos, es la más chiquita, la Jacoba también. Es mucho más difícil transformar las escuelas céntricas a jornadas extendidas, pero no es porque no se pueda desde la metodología sino es por un problema edilicio”, señaló la docente.
Agregó: “Una escuela de jornada extendida necesita primero espacio para hacer un comedor y después para albergar entre las 10 y las 15.30, en nuestro caso, a casi mil alumnos. En el espacio que hoy tenemos es imposible”.

La visión de una madre

Priscila, mamá de un niño que asiste a la escuela de San Luis, no cree que por la extensión del horario los alumnos aprendan más. “Cantidad no es sinónimo de calidad”, dijo.
La mujer agregó: “Durante los primeros años de escolaridad desde la escuela intentan inculcar la comunicación en la familia, que los papás estén involucrados y comprometidos con sus hijos, pero lejos quedan estas intenciones con la dichosa jornada extendida. En mi caso, yo pase de poder al menos compartir el almuerzo y hacer las tareas de la escuela junto a mi hijo a solo compartir una cena porque trabajo por las tardes”.
La directora Claudia Cusi Grau señaló que los chicos necesitan cada vez más tiempo en el aula porque los aprendizajes son cada vez más complejos. Además, la jornada extendida les abre la puerta a otro tipo de conocimientos.
Por ejemplo, en la escuela Cortázar los alumnos aprenden locución y en una escuela con jornada simple no. 
“Tienen la posibilidad de ver arte y de muy buena calidad. Quizás en otra escuela no tienen esa posibilidad”, sostuvo la educadora. 

Los puntos positivos y negativos

 

La ampliación del tiempo escolar plantea un horizonte educativo que desafía a los docentes, por lo complejo e innovador, a repensar la escuela en beneficio de un enriquecimiento de la propuesta pedagógica. 
Se incluye la formación deportiva, la expresión artística, las habilidades comunicacionales y la innovación tecnológica.
Pero la principal dificultad para prolongar el tiempo de clase se relaciona con la falta de espacio de los edificios educativos. Las escuelas primarias, en su gran mayoría, están ocupadas a tiempo completo y requieren ampliaciones o refacciones.
En el sector privado, hay 13 establecimientos primarios en la provincia con extensión horaria. El nivel primario cuenta también con 76 escuelas con jornadas completas, 152 escuelas albergue y dos hogares escuela.

Te puede interesar